Las fotos de la princesa Diana que demuestran que la playa era la cura a todos sus males

La princesa Diana disfrutaba escapar del Palacio real para vivir como una persona normal

Los paparazzi acecharon a la princesa Diana hasta el día de su muerte, el 31 de agosto de 1997. Aunque muchas veces se ha negado que la presencia de paparazzis tuvo que ver con la tragedia, en realidad, no hay algo que afectara más la vida de Diana que la presencia de los fotógrafos, acechándola a cada paso que daba.

A pesar de que sabía que la prensa era parte del contrato de ser un royal, Diana siempre hizo todo lo posible por evadirlos, incluso si con eso rompía con el protocolo o si "comprometía" su reputación.

La princesa buscó la forma de escapar de la ansiedad que le provocaban la vida en el Palacio y el acoso de la prensa siendo la playa el lugar que curaría sus males. Así, Diana se convirtió en un "ícono de la playa", luciendo trajes de baño de talle alto, camisetas de gran tamaño y gafas de sol llamativas que se convirtieron en tendencia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Princess Diana (@dianaforeverremembered) el 2 Ene, 2019 a las 1:29 PST

Diana perdió su libertad después de convertirse en realeza pero encontró refugio en su casa de vacaciones en la costa sur, para alejarse de la luz pública. Varias veces, la princesa armó planes secretos para poder deambular por su cuenta, convenciendo a su seguridad privada que la dejara ir.

"Ella solía decirme: 'Debe ser muy divertido hacer cosas normales". Le pregunté qué quería hacer y me dijo: "Me encantaría caminar por una playa", dijo en una entrevista Ken Wharfe, guardaespaldas de Diana.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Princess Diana Forever (@princess.diana.forever) el 17 Feb, 2018 a las 6:30 PST

Pero mientras la princesa logró escapar sin ser descubierta por el público, se sorprendió cuando Ken la guió por error a una playa nudista. Afortunadamente, Diana encontró la situación muy divertida e inmediatamente lo llamó a un walkie-talkie para transmitirle todos los detalles.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Princess Diana Forever (@princess.diana.forever) el 17 Feb, 2018 a las 6:30 PST

"Le di una radio y le dije: 'Sigue la costa y te veré allí dentro de una hora'. Después de un rato, mi radio cobró vida y pude escucharla reír. Le pregunté si estaba bien y me dijo: "No me contaste sobre la playa nudista". Fue un gran día. Nadie sabía que había ocurrido eso", recordó.

En julio de 1997, Diana fue vista de vacaciones en St. Tropez en el sur de Francia. Según The Daily Express, la princesa visitaba a Dodi Al-Fayed, el hijo del multimillonario egipcio Mohamed Al-Fayed, con quien tenía un amorío.

Diana llevó a los pequeños Harry y William a la villa de la familia Al Fayed, Castle St. Therese para que pasaran unas vacaciones lejos del escándalo provocado por su divorcio del príncipe Carlos. Se dice que ella ya se había quedado en la villa varias veces durante todo el verano antes de que la pareja muriera en París.

Aunque casi siempre era captada sonriendo, en las fotos de playa, es posible ver a la princesa más radiante que nunca, viendo disfrutar a sus pequeños príncipes.

Diana se asoleaba, se zambullía, nadaba y hasta jugaba en las motos de agua como cualquier turista. Inluso tomó un crucero por el Mediterráneo en el yate de Al-Fayed y viajó al sur de Francia a Cerdeña antes de volar a París el 30 de agosto.

Las imágenes sin duda, son un recordatorio del amor que la princesa tenía por el mar, la diversión y el tiempo en familia que le recordaba a los años felices cuando era pequeña.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Princess Diana Forever (@princess.diana.forever) el 8 Feb, 2018 a las 4:28 PST

 

.

 

 

Te recomendamos en video