No todo es color rosa: así fue la infancia oscura y solitaria de Kate Middleton por culpa del acoso que sufrió

De esa época, su compañera Gemma Williamson señaló que Kate Middleton "tenía muy poca confianza en sí misma"

Kate Middleton es en la actualidad una de las mujeres más queridas de la realeza británica. Su carisma, calidez y dulzura, la asemejan mucho a la Lady Di, madre de su esposo el príncipe William.

Pero no todo fue siempre alegría en la vida de la duquesa de Cambridge.  Durante su infancia vivió momentos oscuros, dolorosos y sobre todo muy solitarios, confesaron amigos de Kate Middleton al periódico británico The Sun.

La que podría ser próxima reina británica sufrió de acoso escolar o bullying cuando tenía tan solo 13 años de edad, razón por la cual sus padres se vieron obligados a sacarla del internado de mujeres Downe House, al que asistió por una matrícula de  casi 30 mil euros, porque sus compañeras la acosaban y atacaban sin piedad.

 

Tanto bullying provocó en Kate Middleton un choque emocional muy fuerte, tanto que le provocó una dermatitis, apareciéndole manchas rojas en la piel debido al estrés y la ansiedad que la situación le provocaba, confesó su compañera de clases Jessica Hay.

Después de esta terrible experiencia, reseñó el portal australiano News, Kate Middleton se trasladó a la localidad de Wiltshire para estudiar en la prestigiosa escuela Marlborough College.

De esa época, su compañera Gemma Williamson, le dijo al Daily Mail que Kate "tenía muy poca confianza".

 

"Al parecer, había sido acosada muy mal y ciertamente se veía delgada y pálida", dijo Williamson sbre Kate Middleton.

Uno de sus tutores, Joan Gall, también recordó que cuando llegó por primera vez al instituto, la adolescente Kate era muy reservada, vivía prácticamente encerrada en su caparazón, nada parecido a la confianza y la personalidad que demuestra hoy en día como duquesa.

“Cuando llegó ella estaba muy callada. "Llegar a una gran escuela como Marlborough fue difícil, pero ella se instaló rápidamente", dijo Gall.

En la nueva escuela, participó en varias actividades como hockey sobre césped y tenis, también tomó clases de música, lo que la llenó de confianza en sí misma y sus capacidades. Así mismo, sintió el cariño y la aceptación de sus compañeros, al punto que su clase la eligió como “la más querida por todos”.

 

Desde entonces, Kate Middleton siempre ha colaborado con organizaciones para ayudar a los niños y jóvenes que han sufrido de acoso. Tanto, que cuando se casó en 2011 con el príncipe William, pidió a los invitados que hicieran una donación a la organización benéfica Beatbullying en lugar de lujosos regalos.

Te recomendamos en video: