Rafael Araneda alza la voz tras conflicto con Carola de Moras: "Lo que pasó es una pena"

El animador habló en extenso sobre la polémica

En mayo de 2018, se originó uno de los conflictos más polémicos del mundo del espectáculo y sus protagonistas fueron Rafael Araneda y Carola de Moras, que por ese entonces compartían la conducción del matinal de Chilevisión.

Todo ocurrió luego que se filtrara un audio que la animadora envió al grupo de WhatsApp del programa, en el que explicaba cómo abordaría la muerte de Katy Winter, alumna del colegio Nido de Águilas al que también asiste su hija.

Resulta que el responsable de la divulgación era el mismo animador, que a un tiempo del controversial momento, alzó la voz para referirse al tema. Según explicó a Intrusos, recibió un audio que le llamó la atención y que quiso compartir con su mujer para conversarlo y hablar en familia.

Sin embargo, reconoció que cometió una equivocación al compartirlo con terceros. "Cometo un error muy natural, pero no por eso menos grave. Involuntario, pero un error. Lo envío a un chat de amigos. Todos adultos y gente grande. Y una de las posibilidades es que este audio haya salido de ahí. Cuando cometo este error lo borro a los 10 minutos. No por eso me hago el leso", señaló.

Sobre lo que ocurrió después de compartir el audio, comentó que "finalizado el programa y antes que hablara cualquiera cuento lo que pasó. Le ofrezco mis disculpas estaba todo el equipo. Carola aceptó mis disculpas y me quedo con eso (…) De las emociones no me puedo hacer cargo".

Posteriormente, "hubo un par de llamados sin respuestas y en ese sentido, si no hay diálogo, no puedo hablar solo. Yo tengo la mejor opinión de ella (Carola de Moras). Entiendo los sentimientos, pero los hechos son unos. Se han hablado cosas falsas de especulaciones que no sé de dónde vienen, y que quizás tienen algún objetivo", sostuvo.

Finalmente, Rafael Araneda aclaró que "nunca tuve una mala intención. Y eso me permite dormir muy en paz y mirar a los ojos a cualquier persona. Ofrecí disculpas en los tiempos adecuados y fueron aceptadas. Del resto, puedo seguir empatizando con las verdaderas víctimas del bullying. La verdad es que tengo una tranquilidad de espíritu y de alma súper clara. Todo lo que pasó es una pena".

Te recomendamos: