Lisandra Silva se confiesa en su año más difícil: "Me sentía muy sola, empecé a caer en depresión"

La cubana se sinceró sobre su agitado año

Lisandra Silva tuvo un intenso año, marcado por los viajes, nuevos proyectos, rupturas y nuevos amores. Parte de esto fue compartido por la misma cubana en sus redes sociales, en donde cuenta con más de un millón de seguidores. Pero pese a su popularidad y las buenas noticias que llegaron a su vida, la modelo no pudo evitar sentir un vacío que rápidamente la llevó a caer en depresión.

Así lo reveló en entrevista con Glamorama TV, en donde habló sobre las dificultades que experimentó especialmente tras su quiebre con Leandro Penna. "Tú sabes, somos extranjeras. Vivimos en un país donde no tenemos familia, donde tenemos muy pocos amigos. Del trabajo para la casa y de la casa para el trabajo. Y muchas veces tampoco podemos estar saliendo mucho, porque te están siempre pidiendo fotos. No te dejan tener una vida tranquila. Yo viajaba, me escapaba y me sentía feliz, pero cuando regresaba a Chile, sentía que algo me faltaba", aseguró.

Según comentó, la rutina la hizo sentir muy sola. "Empecé a caer en depresión. Me daban ansiedades. Me quería regresar a Miami. Extrañaba a mi familia. Me sentía muy triste y muy sola. Comencé a buscar alternativas", reconoció.

En este contexto, Lisandra Silva admitió que su relación con el argentino se empezó a deteriorar. "La relación se desgasta y la flor no se regaba (risas). No pude ser más planta y murió la flor. Y empecé a sentirme muy triste, muy angustiada. Me despertaba llorando a veces. Y empecé a buscar algo que me hiciera sentir viva, que me diera esa alegría que me caracteriza", dijo la cubana, quien vio en el baile la posibilidad de recuperar su jovialidad.

Fue así, que se hizo parte del proyecto de los Power Peralta, en donde conoció a su actual pareja, el bailarín Raúl Peralta. "La pasamos súper bien en ese proyecto. Me divertí mucho. Me encontré a mí misma. Encontré mi sensualidad, mi sexualidad. Me sentí mina nuevamente. Hace mucho tiempo que no me sentía mina", reveló.

Pese a esto, su quiebre la llevó a tomar una drástica decisión y la cubana de 31 años optó por realizar un viaje sin retorno a su hogar. Sin embargo, Raúl Peralta la convenció de regresar y actualmente mantienen una relación en la que mezclan el amor y el baile.

Te recomendamos: