"Yo nunca he sido morrongo" Alberto Linero

Decidió escribir un libro desde la honestidad y autenticidad para contar su historia.

Alberto Linero el “samarquillero”, como él mismo se define, nació en la bahía de Santa Marta. Tiene estudios en Filosofía y Teología, una maestría en Comunicación Social y en Alta Gerencia, además un doctorado en Educación de la Nova Southern University.

Como educador, escritor, conferencista y comunicador de distintos medios, ha realizado un arduo trabajo a lo largo de casi tres décadas con el objetivo de inspirar y aportar felicidad a la vida de las personas. Tiene más de 25 libros publicados, sus textos promueven el fortalecimiento de la libertad personal, del proyecto de vida y de las relaciones interpersonales.

Ahora escribió un libro donde no solo encontrará un texto autobiográfico, allí resumen sus razones para comenzar una vida nueva, comparte reflexiones aplicables a la cotidianidad de todos.

En entrevista con Publimetro nos habló de las razones que lo motivaron a colgar los hábitos, el celibato, entre otros temas.

¿Por qué el libro?

Este libro fundamentealmente es un libro de reinvención, es un relato autobiográfico con claves de reinvención para el que lo lea, fundamentalmente lo que busca es hacernos conscientes que siempre podemos romper los esquemas que nos esclavizan y que no nos permiten ser felices, las cosas que ya pasaron en nuestra vida y ya no tienen sentido en cualquier situación.

Lo hago a través de un proyecto claro y es comunicar mis razones, las más personales y profundas de por qué he decidido después de 25 años de ejercer el presbiterado y de ocho años de formación, dejar de ser un presbitero que ejerce y dedicarme a otras actividades.

¿Qué encontrar en él?

El libro está dividido en cuatro capítulos que responden a esa lógica. En el primero, se refiere a las bondades de las crisis existenciales, tratando de desmontar la idea de que las crisis son sinónimo de​ desgracia.

En ​el segundo habla de la gratitud como único camino para dejar atrás lo pasado y seguir adelante. No se puede iniciar una nueva vida renegando el camino que nos trajo hasta aquí.

En el tercero plantea cómo diseñar una vida nueva. Para ello hay que tener claro qué es lo que se quiere vivir, cuáles son exactamente los cambios que hay que hacer y qué consecuencias posibles estos pueden traernos.

En el cuarto, comparto lo que es lanzarse y aventurarse en el mar de la novedad. Para hacerlo hay que ser conscientes de la fragilidad de todo proyecto y echar mano de las fortalezas para seguir adelante.

¿Como le gusta que lo llamen?

Por teología católica, nunca dejaré de ser padre porque estos sacramentos son para siempre. Los teólogos dicen "imprime carácter", es decir que su efecto no se borra, lo que signifca que seguiré siendo presbitero siempre, en otras palabras no voy a ejercer  porque tengo la gracia intacta.

Ahora, cómo me gustaría que me llamen, siempre me ha gusatdo que me digan Alberto, yo no soy un hobre de títulos, no creo en los títulos, a mí como me llamen me va a gustar, lo importante es que nos reconozcamos como hermanos y nos respetemos.

¿Cómo tomó la noticia su familia?

Mi familia es un núcleo en donde la libertad es un valor fundamental, en mi familia nos negamos a ser esclavos tal vez porque hemos sido negros, entonces nos negamos a que otros nos impongan las cosas. A mi mamá le dolió, pero me dijo que si yo a los 49 años le tengo que preguntar que hacer, entonces eso significaba que me había criado mal. Me apoyó a hacer mi santa voluntad, están tranquilos porque soy un tipo libre.

¿Qué ha sido lo más gratificante después de haber tomado la decisión?

El amor y el cariño de la gente, las personas me dicen cosas hermosas, yo voy caminando por las calles y me pitan para decirme “estamos contigo”, “eres valiente”, “eres auténtico, “te queremos”, ese aprecio de la gente es fundamental.

Claro que hay un remanente pequeño, de gente que apiló leña para quemarme, que se inventó leyendas, esos son pocos y yo no les presto atención.

¿Cómo afrontó los malos comentarios?

Con fortaleza interior, yo siempre he sido quien soy, un hombre auténtico, quien diga que no sabía a qué atenerse conmigo, no me conocía.

Yo nunca he sido morrongo, todo el mundo sabe que digo malas palabras, que me gusta bailar, soy libre y extrovertido, siempre he sido quien soy, no tengo nada que esconder, no he hecho nada de lo cual tenga que avergonzarme, entonces lo asumí con total tranquilidad.

Mi vida de otra manera es la oportunidad para decirle a la gente uno tiene derecho a ser quien es. He sido feliz, no he contestado, no he peleado.

¿Cuál es el mejor consejo para recibir el 2019?

Lo primero es hacer una evaluación, en cualquie matriz, ya sea de relaciones, planeación y preguntarse para dónde va. Lo segundo es proponerse pocos objetivos para trabaja, es decir evaluar y planear para que el 2019 sea un año interesante.

Por otro lado dar gracias, el poder de dar gracias es maravilloso, sana, libera, lo llena a uno de espiritualidad.

¿Cuál es el mejor consejo que ha recibido en la vida?

Yo he recibido muy buenos consejos, pero tal vez el mejor que recibí me lo dio mi abuela cuando me dijo que debía ser yo mismo siempre, sin poses ni máscaras.

¿Qué no conocemos de Alberto Linero?

Mi intimidad y mi carácter.