¿Qué hacían Kate Middleton y la princesa Charlotte en un bar? El hecho que escandaliza a la familia real

Kate Middleton y la princesa Charlotte sorprendieron al visitar un bar

La duquesa de Cambridge, Kate Middleton, vivió un momento vergonzoso con su pequeña hija, la princesa Charlotte.

La pequeña tuvo una emergencia cuando se dirigían en una Range Rover negra por el sur de Londres, y es que no aguantaba las ganas de ir al baño, por lo que tuvieron que hacer una parada en un bar.

View this post on Instagram

Charlotte at weddings!🕊🌻 • I know I missed a wedding from Catherine's friend, but I did not have a "similar" position.🔴 • She's growing so much, I really want to see her at Christmas.☃️🎄 • #katemiddleton #princesscharlotte #princegeorge #princewilliam #princelouis #royals #thequeen #godsavethequeen #england #duchessofcambridge #queenelizabeth #harryandmeghan #greatbritian #theroyals #london #royalty #babysussex #princecharles #charlesandcamila #catherinemiddleton #charlotteelizabethdiana #kensingtonpalace #buckinghampalace #england🇬🇧 #princeharry #princeharryandmeghan #hrhprincesscharlotte #princesscharlotteelizabethdianaofcambridge #Duchessofsussex #dukeofsussex

A post shared by 🌻Camila (It's me)《❤》Charlotte🌻 (@princess.of.cambridge) on

Según reveló el Daily Mail, Kate no tuvo otro remedio que parar allí. Una mujer vestida de civil, que se cree es su guardaespaldas, entró al bar para preguntar si una niña pequeña podía usar el baño e inspeccionar el lugar, y luego la princesa Charlotte entró tomada de la mano de la duquesa.

A los clientes del bar se les advirtió que no tomaran fotos ni hicieran declaraciones al respecto, antes que las mujeres de la realeza entraran al lugar.

Una fuente también reveló que nadie sabía realmente lo que estaba pasando hasta que un hombre reconoció a Kate, y luego se dieron cuenta que había una Range Rover estacionada afuera con elementos de seguridad.

Por cuestiones de seguridad, Kate y Charlotte no entraron solas al baño del bar, una mujer policía las acompañó en todo momento.

Los clientes y el personal se rieron cuando uno de ellos bromeó al decir “esto solo demuestra que los miembros de la familia real son como cualquiera. Cuando tu hijo necesita ir al baño ¡tiene que ir!".

La princesa llevaba una falda azul y una blusa blanca. “La niña acaba de entrar con su madre, fue al baño y luego salió. No pudieron haber estado en el club más de 10 minutos”, confesó Maggie McKinney al Daily Mail.

Te recomendamos en video