"A veces habría tirado a Barack por la ventana", la confesión de Michelle Obama que escandaliza al mundo

La exprimera dama reveló detalles íntimos de su vida

La esposa del expresidente de Estados Unidos, Michelle Obama, ha confesado un secreto de su vida que ha dejado a todos impactados.

View this post on Instagram

In 2009, I met so many promising, beautiful, and brilliant girls at Elizabeth Garrett Anderson School in London. These were girls who didn’t come from much—immigrants and minorities, many of them wearing headscarves—but they had all the potential in the world. In them, I saw myself as I’d once been. It was a visit that filled me with hope and shaped who I became as First Lady. Today, I returned there to meet the newest group of girls from EGA and another school I’d visited, Mulberry School for Girls—and I walked away just as hopeful as I was almost a decade ago. To all you inspiring young ladies, stay focused and keep believing in yourselves. Just remember that wherever you come from and wherever you go, you belong. #IAmBecoming

A post shared by Michelle Obama (@michelleobama) on

Durante un evento en el Southbank de Londres, donde se encuentra promocionando su libro Mi historia, reveló que muchas veces durante su matrimonio quiso lanzar a su esposo, Barack Obama, por la ventana.

“Hay veces que habría tirado a Barack por la ventana, como si fuera un accidente, sin huellas ni testigos”, confesó la ex primera dama a un grupo de 2.700 personas mientras afirmaba que su matrimonio no ha sido perfecto.

View this post on Instagram

Look who dropped by tonight! ❤️ #IAmBecoming

A post shared by Michelle Obama (@michelleobama) on

Aseguró que ha tenido que luchar mucho para no ser “un simple apéndice de mi marido en su cruzada para cambiar el mundo, para ser yo misma y no perder mi identidad”.

También confesó que estaba convencida que su esposo jamás podría ganar la presidencia de los Estados Unidos.

“Cuando mi esposo me informó de que quería presentarse a la nominación demócrata a la presidencia la primera vez, le dije que de acuerdo, que contara conmigo, porque estaba absolutamente convencida de que no tenía ninguna posibilidad de ganar, cero. Por ser negro, por llamarse Barack Hussein Obama, y, francamente, porque por aquel entonces tenía una pinta que parecía un niño de doce años”, dijo entre risas.

 

Michelle contó una anécdota divertida que sucedió con la reina Isabel II. “Nos habían dado todo tipo de instrucciones sobre quién había de sentarse a la derecha y a la izquierda, delante y detrás. Pero cuando bajamos del helicóptero, apareció a buscarnos un coche conducido por Isabel en persona, que detectó nuestra confusión y dijo: ‘Venga, métanse adentro, todo ese protocolo es una pamplina’”.

Te recomendamos en video