Vivió año y medio escondida con el rostro quemado, la desgarradora historia de Miss Chile

La concursante del Miss Universo se abrió y contó la desgarradora historia.

Una mala práctica estética arruinó su vida y le desfiguró el rostro. Por año y medio, Andrea Díaz, Miss Chile 2018 pensó que su carrera como modelo y su vida estaban arruinadas para siempre.

Y es que la joven sufrió quemaduras en el rostro cuando se sometió a un tratamiento estético. “Fui por algo rutinario y volví a mi casa devastada, con mi cara quemada con ácido. Claro que se derrumbaron todos mis sueños: adiós novio, trabajos, modelaje y por supuesto adiós al Miss Universo ¿qué país querría enviar a una chica con su rostro quemado?, pensé que ninguno”, confesó la mujer que representa a Chile en el Miss Universo a través de sus redes sociales donde mostró cómo lucía su rostro.

View this post on Instagram

Si! Tengo doble nacionalidad. Mi padre es Chileno pero venezolano de corazón, y mi madre es venezolana pero chilena de corazón. Estoy feliz y orgullosa de poder representar en este Miss Universo 2018 a Chile, el país que me vio crecer y que hace años me recibió con los brazos abiertos, en una época donde viví una de las peores experiencias de mi vida. Una mala práctica estética arruino mi rostro. Fui por algo rutinario y volví a mi casa devastada, con mi cara quemada con ácido. Claro que se derrumbaron todos mis sueños: adiós novio, trabajos, modelaje y por supuesto que adiós Miss Universo… que país querría enviar a una chica con su rostro quemado?… al igual que ustedes, pensé que la respuesta era: ninguno… Viví casi año y medió escondida y espero que puedan ser capaces de ponerse en mi lugar. Es algo que no le deseo a nadie, es feo, doloroso y afecta tanto anímicamente que ni se lo sueñan… Al venirme a Chile, me di cuenta que todo no era oscuridad, me empezaron a ofrecer trabajos, volví a modelar y volví a creer en mi. Hoy estoy más segura que nunca que tengo que devolverle la mano al país que me devolvió la alegría y que me hizo comprender que las chilenas la luchamos! Y ante la adversidad levantamos la mirada y salimos adelante, como sea, por nosotras, por nuestras familias, por nuestro país. Hoy estoy viviendo un sueño, el que se vio opacado pero que con perseverancia, optimismo, ganas y sobre todo confianza en mi, pude cumplir. Quiero disfrutarlo, vivirlo segundo a segundo, no quiero dormir, quiero aprovechar cada instante para conocer la cultura Thai, a las otras candidatas, a la organización y compartir mi experiencia con los fans. Chicos, después de lo que les cuento, ustedes creen que yo no me siento ya una Miss Universe? Claro que si! Ahora lo que se viene lo hago por ustedes, porque se lo feliz que les haría recibir una corona universal tan esquiva para Chile y tan necesaria. Ustedes me salvaron, y ahora daré todo de mi para que se sientan orgullosos, es lo que más deseo. Siempre están en mis pensamientos y en mis decisiones. Ahora los invito a ustedes a contarme SU VERDAD! Sin miedo! ¡Gracias Chile! 🇨🇱

A post shared by Andrea Díaz (@andruwdiaz) on

La joven que nació en Venezuela reveló que “viví casi un año y medio escondida y espero que puedan ser capaces de ponerse en mi lugar. En algo que no le deseo a nadie, es feo, doloroso y afecta tanto anímicamente que ni se lo sueñan”.

Este suceso que parecía arruinarle la vida ocurrió en Venezuela. Sin embargo, en 2015 regresó a Chile y las cosas cambiaron. “Al venirme a Chile me di cuenta que todo no era oscuridad. Me empezaron a ofrecer trabajos, volví a modelar y volví a creer en mí. Hoy estoy más segura que nunca que tengo que devolverle la mano al país que me devolvió la alegría y que me hizo comprender que las chilenas la luchamos”.

La reina de belleza confesó que está viviendo un sueño y lo está disfrutando. “No quiero dormir, quiero aprovechar cada instante para conocer la cultura Thai, a las otras candidatas, a la organización y compartir mi experiencia con los fans".

Y aseguró que hará lo posible por ganar la corona del Miss Universo y darle esa alegría al país que le devolvió las ganas de vivir.

"Sé lo feliz que les haría recibir una corona universal tan esquiva para Chile y tan necesaria. Ustedes me salvaron, y ahora daré todo de mi para que se sientan orgullosos, es lo que más deseo. Siempre están en mis pensamientos y en mis decisiones. Ahora los invito a ustedes a contarme SU VERDAD! Sin miedo! ¡Gracias Chile!".

Te recomendamos en video