La importante razón por la que Kate Middleton alienta a que sus hijos rompan el protocolo real

Kate Middleton está decidida a educar a sus hijos a su manera

La princesa Diana rompió con el protocolo real de muchas maneras al insistir en educar a sus hijos William y Harry a su manera. Ella creía firmemente en la idea de sacarlos de las cuatro paredes del Palacio  para que se acercaran al mundo real. Hoy, Kate Middleton parece estar siguiendo sus pasos junto a mismo William ya que también le han dado la vuelta al protocolo con sus propios hijos.

Kate ha demostrado ser bastante práctica cuando se trata de educar al príncipe George, la princesa Charlotte y el príncipe Louis. Además del ejemplo de Diana, la Duquesa tiene la influencia de sus Michael y Carole Middleton, quienes trabajaron arduamente para brindarle lo mejor a ella y sus hermanos menores, Pippa y James Middleton.

En varios discursos, Kate ha declarado ser muy afortunada por lo que vivió durante su infancia y lo que está viviendo ahora como madre. Junto a William, ha logrado un hogar estable y acogedor, donde sus tres hijos puedan desarrollaarse como buenos seres humanos.

El duque y la duquesa de Cambridge han demostrado una gran compostura y paciencia al lidiar con las inevitables rabietas de los niños pequeños. Y si bien algunos pueden decir que están poniendo una buena cara para la cámara, en realidad, es parte de la estructura que han acordado para controlar a sus hijos.

Una de las claves es dejar que sus hijos expresen sus emociones libremente, algo que en tiempos anteriores estaba mal visto ya que todo miembro de la realeza debe mantener siempre la compostura, sin importar lo que esté sintiendo o pensando.

Ambos saben lo importante que es que un niño se exprese, así sea mediante rabietas, para crear un ambiente emocional cómodo y un estilo de vida saludable. "Kate y yo tenemos claro que queremos que tanto George como Charlotte crezcan sintiéndose capaces de hablar sobre sus emociones y sentimientos", expresó William durante una entrevista. Esta estrategia es excelente ya que se desvía de la historia de la familia real de aversión a la expresión emocional.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de НRH PRINCESS CHARLOTTE ♔ (@charlotte.of.england) el 23 Oct, 2018 a las 11:06 PDT

Algo muy importante es que Kate no obliga a sus hijos a hacer algo que no quieran. Esto puede ser completamente ilógico para un royal, ya que están obligados desde niños a hacer acto de presencia donde no quieren o saludar hasta a la persona que más odian. Sin embargo,Kate reconoce que sus hijos aún son pequeños y que no deberían sentirse obligados a saludar o actuar como si nada les molestase. Ella deja que ellos decidan, sin perder la compostura ni los modales para que se sientan cómodos durante actos públicos o frente a las cámaras.

En una ocasión, el pequeño George se convirtió en el centro de atención al negarle el saludo a Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá, enfrente de todos. Aunque todos lucían felices, el pequeño mostraba una expresión de preocupación tras el vuelo de 10 horas hasta aquel país. Kate simplemente se puso a su altura y le preguntó que si todo estaba bien. El pequeño sólo le dijo que se sentía nervioso y Kate lo calmó.

Te recomendamos en video