Otra estrella del rock murió el mismo día que Freddie Mercury, pero nadie se dio cuenta

El 24 de noviembre de 1991 pasará a la historia como un día triste para el rock, pero otra muerte aparte de la de Mercury pasó por debajo de la mesa

Muchos recordarán el 24 de noviembre de 1991, como el día que el mundo vio morir a una estrella y vio nacer una leyenda, la muerte de Freddie Mercury sacudió a todo el planeta ya que no mucha gente ha tenido el impacto en la música que él sí tuvo. Desde su llamativa presencia en el escenario hasta su notable rango vocal, la agrupación de Mercury, Queen, es considerada como una de las grandes bandas del rock and roll.

Fue en la década de 1980 que comenzaron a circular rumores de los posibles problemas de salud de Mercury, con el paso del tiempo se le veía más y más deteriorado, hasta el 23 de noviembre de 1991, que Mercury emitió una declaración en la que reconocía que era VIH positivo y además había desarrollado el Sida. Desafortunadamente, solo unas horas después del comunicado, falleció en su casa, como reportó The Guardian en su momento.

Al otro lado del planeta, el baterista durante 11 años y 8 discos de la banda KISS, Eric Carr, había enfermado a principios de ese mismo año, le diagnosticó un cáncer de corazón, según reportó el diario LA Times, a pesar de someterse a cirugía y quimioterapia, terminó falleciendo el mismo día de Mercury, el 24 de noviembre de 1991. Su muerte quedó totalmente desplaza en los medios y nunca se le prestó la misma atención que al interprete de Bohemian Rapsody.