Sarah Ferguson reveló quien la invitó a la boda de Harry y Meghan (y no fueron los novios)

La vieja amiga de Lady Di que Harry y Meghan no invitaron a su boda, pero que sí asistió.

Una de las mejores amigas de Lady Di contó que Harry y Meghan no la invitaron a su boda.

La presencia de Sarah Ferguson en la boda del príncipe Harry y Meghan Markle no pasó desapercibida. Son pocas las invitaciones que recibe tras ser desterrada de la familia real por su divorcio con el príncipe Andrés y las declaraciones escandalosas que siempre ofrece a los medios.

Fergie y la princesa Diana de Gales fueron grandes amigas durante la década de la 90, en la que sus matrimonios naufragaban en el torbellino de las infidelidades. Ambas fueron expulsadas de Buckingham cuando se separaron de los hijos de la reina Isabel II, Andrés y Carlos.

Se creyó que ese lazo entre ambas fue el motivo de su presencia en la boda del hijo menor de Lady Di, pero la polémica Fergie reveló, en un programa de televisión británico, cómo fue que asistió al enlace real sin haber sido invitada por los famosos novios.

Soberana decisión

Esta semana la madre de las princesas Eugenia y Beatriz asistió al show Good Morning Britain, donde confesó que fue la propia reina Isabel II quien la invito a la boda de Harry y Meghan. “Ella guía con el ejemplo e incluirme en ese día fue un gesto maravilloso por su parte”, comentó Ferguson a los entrevistadores sin escatimar elogios a su ex suegra.

“Creo que Su Majestad –dijo– es una mujer increíble. Es un ícono de este país y una de las mejores personas que he conocido nunca”. Y agregó: “No puedo agradecerle lo suficiente que se haya mostrado siempre tan firme conmigo”.

Además agradeció a Harry y Meghan por su acogida: “Resultó muy amable por su parte y no les puedo dar las gracias lo suficiente porque, aunque estaba muy nerviosa, me sentía preparada para dar ese paso”.

Carlos, oponente

Otra versión que difundió Mail Online advierte la poca estima que el príncipe Carlos le tiene a quien una de las confidentes de Diana. La decisión de dejar fuera de la lista de invitados fue suya y, según una fuente, la razón era que ya no pertenecía a la realeza.

“Ella ya no es miembro de la familia real y el príncipe Carlos simplemente no tiene tiempo para ella”, señaló el informante, quien añadió que este “no puede entender por qué ella es todavía una parte tan importante en la vida de su hermano”.

Te recomendamos en video