Robert Kardashian, el hombre que inició el emporio de Kim, Kourtney y Khloé

Junto con Kris Jenner, Robert Kardashian inició el llamado clan Kardashian

Las Kardashian Jenner llevan toda una década siendo el clan más popular del espectáculo. Cada miembro es una mina de oro y la matriarca, Kris Jenner, es el mismísimo Rey Midas.

Todos conocemos a Kim y sus hermanas, e incluso conocemos a las nuevas generaciones, desde North West hasta la pequeña Stormi Webster, pero pocos realmente saben cómo eran sus vidas antes de convertirse en las millonarias que son hoy.

La historia comienza con el romance de Kris Jenner y Robert Kardashian. Según cuenta la empresaria, era el año de 1973 cuando conoció a Robert, un apuesto hombre de negocios y exitoso abogado, reconocido en el mundo de la farándula. "Yo tenía 17 años. Mi novio siempre estaba fuera de la ciudad. Su nombre era Cesar. Así que mientras él estaba de viaje, conocí a Robert Kardashian. Robert vino un día cuando Cesar estaba fuera”, contó Kris durante un episodio de Keeping Up With the Kardashians.

Aunque Kris a menudo ha sido increíblemente reservada acerca de su matrimonio y divorcio de Robert, hay muchas historias detrás de su matrimonio que dieron pie al surgimiento de su emporio. Nacido de padres armenios-americanos, Robert tuvo la idea de que para tener éxito en la vida, tienes que trabajar duro y poner todo en todo lo que haces. Kardashian obtuvo un título en administración de empresas y posteriormente se graduó del posgrado como abogado. Así, Robert comenzó a construir su tiempo entre practicar derecho y construir una marca comercial. De hecho, creó e invirtió en numerosas empresas antes de conocer a Kris Jenner.

Su familia tenía un negocio rentable y ya había ganado un buen salario como abogado y empresario exitoso y aunque la relación con Kris comenzó siendo muy fuerte, la cuestión monetaria se convirtió en un problema. Según la amiga de la infancia de Robert, Joni Migdal, Robert le dijo una vez que Kris "necesitaba aprender el valor de un dólar", antes de ayudarla en la vida.

A pesar de todo, se casaron y justo un año después de la boda, dieron la bienvenida a su primera hija, Kourtney y un año después, Kim Kardashian llegó a la familia. Su matrimonio con Robert, le dio a Kris acceso a todas las cuentas bancarias del abogado, lo que le permitió gastar a su antojo. La familia Kardashian se mudó a una mansión en Beverly Hills, donde se mezclarían con algunos de los mejores miembros de la alta sociedad, entre ellos, el infame O.J. Simpson, quien se convirtió en la condena de la carrera de Robert.

En junio de 1984, la familia Kardashian le dio la bienvenida a Khloé, pero había algo que no convencía a Robert de su nueva bebé ya que entre él y Kris no había habido nada en el tiempo que fue concebida. Esto no fue ayudado por el hecho de que Khloé se veía increíblemente diferente a sus hermanas, algo que todavía es la causa del debate de hoy.

View this post on Instagram

❤️❤️ #khloekardashian #robertkardashian

A post shared by Kardashjennerluva (@kardashjennerluva) on

Robert Kardashian no hizo distinción con Khloé, pero no tenía idea si era realmente su hija o si era el resultado de un asunto extramarital. Kris se negó a realizar una prueba de ADN para demostrar que Khloé era realmente suya.

Para cuando Robert Jr.  nació, las cosas entre Kris y Robert eran insostenibles y para principios de los 90, Kris comenzó a buscar una nueva vida en secreto hasta que Robert la descubrió con otros hombres. En 1991 solicitaron el divorcio y apenas un mes después, Kris se casó con el exatleta olímpico, Bruce Jenner.

Aunque la infidelidad de su ex sposa resultó demasiado para Robert Kardashian, se casó con una mujer llamada Jan Ashley pero terminaron después de solo 30 días. Al poco tiempo, contrajo matrimonio con Ellen Pierson, pero Robert falleció tan solo seis semanas después de su boda. Había sido diagnosticado con cáncer de esófago solo ocho semanas antes.

Te recomendamos en video