Los dos hábitos poco sofisticados que Meghan Markle tuvo que eliminar al formar parte de la realeza

La duquesa tenía unos hábitos muy poco sofisticados

Hace 6 meses Meghan Markle pasó a formar parte de la familia real oficialmente al casarse con el príncipe Harry.

Desde entonces la hemos visto más glamorosa e impecable que nunca, con sus mejores atuendos y hasta su refinada forma de caminar.

Pero, hubo algunos hábitos poco sofisticados que Meghan tenía y tuvo que cambiar al formar parte de la realeza.

En su época como blogger, la duquesa de Sussex confesó los malos hábitos que tenía.

En aquel post del ahora ya olvidado blog The Tig, Meghan explicaba sus hábitos menos sofisticados, como morderse las uñas y soltar palabrotas.

"Dejar de hacer ambas cosas es el propósito que encabeza cada año mi lista para el Año Nuevo", escribió la ahora duquesa, apuntando también que le encantaría correr una maratón y volver a intentar aprender francés.

 

Sin embargo confesó "la maratón aún no ha ocurrido. Las palabrotas se me siguen escapando cuando estoy muy estresada por el trabajo o me tomo un par de copas. Y en lo que se refiere a morderme las uñas, sigo haciéndolo cuando estoy en un vuelo con turbulencias o tengo un día muy estresante. Es muy poco glamoroso. Pero también lo es maldecir", expresó Meghan en esa oportunidad.

La exactriz terminó explicando que seguramente no iba a poder deshacerse a corto plazo de sus malos hábitos, y estaba satisfecha con ello. "Mis uñas estarán bien, y si se me escapa una palabra malsonante una vez cada luna llena, pues sinceramente creo que me da carácter".

Estamos seguras que a estas alturas, Meghan finalmente pudo eliminar esos malos hábitos de su vida, pues ambas cosas no están permitidas en la realeza.

Te recomendamos en video