La foto poco conocida de Diana que revela una de sus grandes obsesiones

La imagen poco difundida de Diana de Gales que revela su gran obsesión.

La Princesa intentó, sin éxito,convertirse en una bailarina

Las dos Diana, Spencer o de Gales, tenían la misma pasión: el ballet. Desde pequeña, estudió con ahínco e intentó cumplir su sueño de ser una bailarina. Ya convertida en alteza real trató de alimentar su afición apoyando al Royal Ballet, tomando clases privadas y deleitando a sus enemigos con un regalo para Carlos.

Una foto poco conocida de la joven Diana se ha colado en las redes sociales, gracias a la fidelidad de sus seguidores. Allí se ve a la Princesa ataviada con una malla negra de ballet y zapatillas. La jovencita mira atenta a otro lado de la cámara, sentada sobre un pasto verde.

View this post on Instagram

Although Diana was moved around academically, Diana did love music and dancing. She longed to study ballet and to become a professional ballerina for the Royal Ballet. She studied ballet as a child, but became too tall to continue to excel. But her love of classical dance led her to become a big supporter of the English National Ballet until her death. . #ladydiana #princessofwales #royalwedding #princessdianaforever #royals #duchessmeghan #queenofhearts #peoplesprincess #princegeorge #princewilliam #princeharry #dukeofcambridge #dukeofsussex #duchessofsussex #duchessofcambridge #princesscharlotte #britishroyalty #royalty #britishmonarchy #britishroyalfamily #britishroyals #meghanmarkle #katemiddleton #royalfashion #kensingtonpalace #humanitarian #fashionicon #uk #duchesskate #princessdiana

A post shared by Princess Diana🌐 (@ladydiana.spencer) on

Frustrada

Cuando Diana se casó con el príncipe Carlos en 1981 ya su ilusión había sido descartada, no por el enlace sino por sus condiciones físicas. Varios de sus biógrafos coinciden en que su altura le jugó en contra, sin contar con la disciplina exigida para esta carrera.

Tal era su amor por este arte que probó un mes como instructora de la Vacani School of Dance, que aún sigue funcionando en Londres. Su paso fugaz por la academia sirvió como antesala a su trabajo más conocido: maestra en un jardín de infancia.

Otros, menos afectos a la fallecida princesa, aseguran que no tenía aptitudes para el baile y que su obsesión terminó por frustrarla porque nunca conseguiría convertirse en bailarina.

Regalo escandaloso

No ser una experta tampoco limitó a Diana a subirse sobre un escenario y desplegar su talento. Apenas cuatro años después de su matrimonio, aún enamorada, le regaló a su esposo un baile en un teatro frente a todos sus amigos.

La polémica se encendió porque violó el estricto protocolo de la Casa Real Británica y este episodio se sumó a sus innumerables desencuentros con su marido.

Te recomendamos en video: