7 formas en que la princesa Diana cambió las reglas de maternidad en la Casa Real

El espíritu libre de la princesa Diana fue clave en la educación de sus hijos

Las historias sobre la princesa Diana giran en torno a lo tormentoso que fue su matrimonio con el príncipe Carlos y la inmensa tristeza que sentía dentro del Palacio Real. Pero a pesar de que ésta estuvo marcada por la tragedia y una inesperada muerte, la llamada Lady Di tuvo dos grandes motivos para ser feliz: el príncipe William y el príncipe Harry, sus dos grandes amores.

La compañía de sus hijos fue todo para ella y definió los momentos más felices de su vida. Sin embargo, hay que destacar que ellos fueron también dos razones para que la princesa cambiara el rumbo de la maternidad dentro de la Familia Real. Hoy, Kate Middleton y seguramente Meghan Markle parecen estar siguiendo sus pasos. Éstas fueron algunas de las reglas que Diana rompió cuando se convirtió en madre.

Dio a luz en un hospital

Hasta antes de William, los bebés reales nacían principalmente en el Palacio de Buckingham. La reina Isabel dio a luz a sus cuatro hijos ahí, incluido el príncipe Carlo, padre de William y Harry. Pero Diana. trajo a sus dos hijos al mundo en un cuarto  privado en el Hospital St. Mary de Londres. Kate Middleton, esposa de William, hizo exactamente lo mismo.

Ella misma eligió los nombres de sus hijos

La mayoría de los bebés reales llevan el nombre de antiguos monarcas como un signo de respeto y tradición (el segundo nombre de Charles es Arturo). Es por eso que hay tantas Elizabeths y Victorias y tantos Georges y Henrys en la historia. Así que si el príncipe Carlos hubiese elegido el nombre de William, habría sido un Arthur.

"Charles quería Albert y Arthur y dije que no. ¡Demasiado anticuado”, reveló Diana en el libro de Andrew Morton, Diana: Her True Story. Así fue como Diana se negó a las peticiones de su marido, eligiendo los nombres que más le gustaban para sus hijos. El resto es historia.

Introdujo el uso de pañales desechables 

Bueno antes de vivir en una época donde el mundo busca ser más eco-friendly, los pañales desechables eran una gran idea. Esto porque las madres en la Familia Real debían ponerles pañales de tela a sus bebés. Eran pedazos de tela viejos que los sirvientes y las niñeras debían lavar constantemente para que fueran reutilizados. Esto no era del todo higiénico y los bebés terminaban ensuciándose más. Así que Diana fue la primera en comprar pañales desechables para sus hijos.

Permitió que sus hijos vistieran con ropa casual

Al igual que los adultos, los niños reales deben seguir un estricto código de vestimenta. Sin importar si están cómodos o no, los varones no pueden usar pantalones hasta que tengan ocho años y luego se espera que usen pantalones caqui, camisas con cuello y/o blazers como su ropa casual.

Consiente de lo incómodo que era, Diana permitió que sus hijos se vistieran como el resto de los niños por lo que a menudo se podía ver a William y Harry con jeans y gorras de béisbol, así como gafas de sol modernas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

29 June 1987: Princess Diana with her son Prince William at a polo feild in Smiths Lawn, Windsor ■ 29 يونيو 1987: اﻷميرة ديانا مع ولدها اﻷمير ويليام في نادي الضباط لرياضة البولو بمنطقة سميثز لون في مدينة وندسور ■ #princessdianaforever #humanitarian #princessofwales #princessdiana #gb #hertruestory #kensingtonpalace #uk #thebritishroyalfamily #theroyalfamily #thebritishmonarchy #queenofhearts #instagood #instaroyal #instalike #di #fashionicon #peoplesprincess #style #glamorous #icon #foreveryoung #uk #الأميرة_ديانا #أميرة_ويلز #أميرة_القلوب #الأميرة_ديانا_لﻷبد #بريطانيا #لندن #قصتها_الحقيقية #أميرة_الشعب

Una publicación compartida de Princess Diana Forever (@princess.diana.forever) el 10 Jun, 2018 a las 1:50 PDT

Los envió a la escuela pública

Es uno de los hechos más conocidos de Lady Di. Los tutores o institutrices eran quienes se encargaban de la educación de los niños reales dentro del palacio, pero Diana quería darles una vida diferente a sus hijos, más cercana a la realidad de otros. William fue el primer niño real en asistir a una escuela pública cuando su madre lo inscribió en el jardín de niños Jane Mynors, a la que ahora asisten sus hijos.

"La decisión de que William a sus 3 años desarrollara sus habilidades de pintar con los dedos junto a los otros niños mostró la influencia de Diana, quien había trabajado en una guardería cuando era joven", escribió el autor George Hackett en un artículo de 1985.

Jamás dejó a sus hijos solos

En lugar de dejar a sus hijos con un ejército de niñeras, Diana a menudo se los llevaba con ella. Diana rompió el protocolo real al llevarse a William, de nueve meses de edad, así como a su niñera, durante una gira de 6 semanas por Australia y Nueva Zelanda. William y Harry fueron muy afortunados al tener una madre como Diana ya que sus ideas fueron muy diferentes a las de la generación anterior. Esto les permitió disfrutar de la vida un poco más y desarrollar una perspectiva del mundo que muchos niños reales no tuvieron.

Los llevó a pasear fuera de los jardines reales

Diana no quería que sus hijos crecieran entre las cuatro paredes del Palacio por lo que se reveló contra todo el protocolo al sacarlos a la calle de paseo. La princesa de Gales intentó normalizar sus vidas tanto como pudo, llevándolos a viajar en metro, en los tradicionales autobuses londinenses de dos pisos  comiendo comida rápida en un McDonald's y visitando parques de diversiones como Disneyland. Además claro, de que no hacía un gran escándalo si se ponían a jugar en el lodo o a brincar en los charcos de lluvia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Princess Diana Forever (@princess.diana.forever) el 5 Oct, 2018 a las 3:47 PDT

 

Te recomendamos en video