Esto es lo que hacía la princesa Diana para escapar con sus hijos de la rutina en la Casa Real

La princesa Diana siempre quiso que sus hijos tuvieran una vida normal, como cualquier niño

La vida de la princesa Diana de Gales estuvo marcada por el sufrimiento que pasó tras las puertas del Palacio Real, entre su matrimonio con el príncipe Carlos y las estrictas reglas a las que estaba sometida.

El destino de Diana quedó sellado en una fracción de segundo cuando decidió vivir su romance con el empresario Dodi al Fayed pues ambos murieron trágicamente en un choque, en París.

Sin embargo, a pesar de las trágicas historias que le conocemos, la princesa Diana también tuvo momentos llenos de felicidad, en compañía de sus hijos William y Harry, quienes se convirtieron en su escape a la tediosa vida en el Palacio.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Princess Diana Forever (@princess.diana.forever) el 19 Jul, 2018 a las 4:47 PDT

Diana siempre quiso darles un vida lo más "normal" posible a sus pequeños príncipes, desde llevarlos a una escuela fuera de la Casa Real hasta salir a comer a un restaurant de comida rápida.  En diversas ocasiones, la princesa sacó a sus hijos del Palacio, los llevó por las calles de Londres e incluso los subió al autobús y al metro.

En una ocasión, Diana quiso cumplir el sueño de Harry de subirse a uno de los famosos autobuses rojos de Londres. Los tres hicieron un viaje secreto en metro desde la estación de South Kensington en el oeste de la ciudad para después treparse en uno de esos autobuses.

Diana también llevó a los niños a comer hamburguesas a un McDonald's ubicado en Kensington High Street, según relató Paul Burrell, su antiguo mayordomo, "Diana llevaba a sus hijos a McDonald's para que disfrutaran de una Big Mac y papas fritas como cualquier niño".

En 1993, la princesa también llevó a William y Harry a Disney cuando tenían 11 y 8 años, respectivamente. Su intención claro, era que pasaran unas vacaciones divertidas y sin dramas en el lugar más feliz de la Tierra. Estas vacaciones no incluyeron al príncipe Carlos, sino que se unieron a las amigas más cercanas de Di, Katie Menzies y Catherine Soames.

Según los informes, Diana alquiló todo el piso 10 del Grand Floridian Resort & Spa de Disney y luego se aventuró con sus hijos al Magic Kingdom a través de "túneles subterráneos" con un servicio de escolta privado. Finalmente, probaron las famosas atracciones del parque temático, como Splash Mountain, Country Bear Jamboree y el Jungle Cruise. Eso sí, ella y sus hijos esperaron en las filas como cualquier otro visitante que quería subirse a los juegos.

Otro lugar al que Diana solía ir con sus hijos, era a un pequeño café, ubicado rente a los jardines del palacio de Kensington. A simple vista, parecería una cafetería cualquiera, pero con aires de antaño que lo hacía sentir hogareño. Este café era de los lugares favoritos de la princesa, pues era el momento en que podía pasar tiempo de calidad con William y Harry, tomando el té  y comiendo una rebanada de pastel o un croissant.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Princess Diana Forever (@princess.diana.forever) el 5 Oct, 2018 a las 3:47 PDT

Diana dejó que sus hijos usaran jeans y gorras de béisbol como todos los niños de sus edad, lejos de los incómodos trajes que el protocolo exigía. También los llevó a hacer rafting y a montar bicicletas., dejó que se ensuciaran en el lodo y que tuvieran raspones.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Princess Diana Forever (@princess.diana.forever) el 17 Sep, 2018 a las 9:32 PDT

 

Te recomendamos en video