¡Su infierno! Exmarido de la princesa Marta Luisa retrató su vida dentro de la realeza

Recientemente, el escritor publicó su libro “Infierno”, dando a conocer cómo fue su boda con un miembro de la realeza europea.

A través de la escritura y el arte se puede contar la vida. Esa fue la estrategia que usó Ari Behn, exmarido de la princesa Marta Luisa de Noruega, para retratar el período que estuvo casado. Recientemente, el escritor publicó su libro “Infierno”, dando a conocer cómo fue su boda con un miembro de la realeza europea.

El autodenominó su obra como una “novela con cuadros”. Los textos de su libro van acompañados 50 ilustraciones que ilustran el período en el que estuvo casado y posterior a su divorcio. Los críticos de su país ya lo califican de “artista y famoso” a partes iguales.

View this post on Instagram

Painting. 200×120 cm #art #painting

A post shared by Ari Behn (@ari.behn) on

En uno de los cuadros recogidos en el nuevo libro, una dama vestida de gala, con tiara y banda regia, ha perdido el brazo derecho. Parece de carne y hueso, pero la mano está suspendida en el aire, y es de rosca, como la de una maniquí.

“Puestos en lo peor, soy un payaso. Visto con más clemencia, soy una persona cualquiera y un actor. Para muchos, soy un loco”, ha declarado Ari Behn a la prensa noruega, durante la presentación de su obra.

Behn es hijo de dos maestros y tenía 30 años cuando contrajo matrimonio con Marta Luisa. La pareja encarnaba el aire nuevo que parecía penetrar en las casas reales europeas, gracias a los matrimonios por amor con consortes de orígenes diversos.

La pareja tuvo tres hijas, Maud Angelica (15 años), Leah Isadora (13) y Emma Tallulah (10), y su exesposa, que canta, escribe relatos infantiles y aseguraba poder comunicarse con los ángeles, compartía el espíritu inquieto de su esposo.

View this post on Instagram

Painting #art #artist #keepittogether

A post shared by Ari Behn (@ari.behn) on

“Nunca me adapté a esa vida, a las normas, a los actos. Soy valiente y me gusta volar, no estar atados a tantas reglas y protocolo”, dijo en una oportunidad, en una entrevista concedida hace dos años a medios de Noruega.

Ari Behn siempre fue considerado una “oveja negra” dentro de la realeza por su estilo rudimentario. Él se dejó crecer el pelo y colgó un aro en su oreja, luego de su divorcio. Ahora es toda una estrella de la literatura y sigue dando de qué hablar.

Te recomendamos en video