Meghan Markle y el príncipe Harry olvidan el protocolo por jugar como niños

El príncipe Harry siempre ha sido muy carismático con el público por su personalidad rebelde y espontánea. Él ha roto con los estrictos protocolos una y otra vez siguiendo el ejemplo de su madre, Lady Di.

Desde su casamiento con Meghan Markle han demostrado ser la pareja perfecta. Se complementan, demuestran no seguir la reglas de manera estricta y muestran su lado compasivo, y caritativo.

Ahora, durante su visita a Nueva Zelanda, se robaron una vez más el corazón de todos. Dejaron atrás la solemnidad y la elegancia que normalmente caracteriza estos eventos para mostrar que pueden divertirse como niños sin problemas.

Ambos se sumaron al divertido juego conocido como Welly Wanging. Éste consiste en que los participantes lancen una bota Wellington lo más lejos posible. Los duques de Sussex demostraron su lado más divertido al hacer lanzamientos que provocó su emoción y diversión.

Entre carcajadas olvidaron los protocolos y empezaron a competir entre ellos para ver quién resultaba ganador. Fue el príncipe Harry quien ganó aunque la batalla entre los esposos se ganó la simpatía del público.

Nuevamente, esta pareja presumió lo enamorados que están. El príncipe celebraba más los triunfos de Meghan, ambos se alentaban y mostraban su lado más romántico.

Te recomendamos en video: