Revelan una tradición que Meghan Markle y el príncipe Harry rompieron justo antes de la boda

Meghan Markle y Harry siempre buscan la forma de romper con la tradición

El príncipe Harry y Meghan Markle se han ganado el cariño de todos desde que su relación salió a la luz. Ahora que llevaron a cabo un viaje oficial por Oceanía y que Meghan anunció su embarazo, el mundo parace no poder quitarles los ojos de encima.

Por ello, los seguidores de la realeza continúan analizando cada detalle de sus vidas y descubriendo nuevos momentos que los han coronado como los royals favoritos.

Recientemente salió a la luz una situación a la que ya estamos acostumbrados pero que sigue siendo impactante: Meghan y Harry rompieron una tradición muy importante para la Corona, momentos antes de su boda.

Y es que ya sabemos que ambos han ido poco a poco rompiendo con los estrictos protocolos de la familia real como un un guiño a los tiempos modernos que vivimos y al tipo de pareja de son. Esa afición a saltarse las reglas y el protocolo nos tiene fascinados y aunque con esto pudieron poner en peligro su matrimonio, ambos optaron por arriesgarse.

Aunque Harry respetó la tradición de no ver a la novia antes del altar ni saber nada del diseño con el que aparecería el día de la boda, sí le ayudó a Meghan a elegir la tiara que luciría con su vestido de novia. La pareja reveló el secreto en una entrevista exclusiva que puede escucharse en la exposición que acaba de inaugurarse en Windsor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Prince Harry & Meghan Markle 💖 (@harry_meghan_sussex) el 19 de Sep de 2018 a las 12:09 PDT

Es una tradición no sólo de la Corona sino de varias culturas impedir que el futuro marido sepa cómo irá vestida la novia el día de su boda. Se trata de una superstición que no se refiere solo al vestido, sino a cualquier adorno que forme parte del look elegido para aquel día.

“Cuando llegó el momento de elegir la tiara, tuve la inmensa fortuna de que Harry me acompañara a Buckingham Palace para tener un encuentro con la reina, que me había ofrecido la oportunidad de escoger entre varias opciones de su propiedad. Como imaginaréis, ese día fue surrealista”, se escucha decir a Meghan tal y como recoge Hello!.

De todas las que la pareja vio, la preferida fue una de diamantes que perteneció a María de Teck, esposa de Jorge V. “Me pareció perfecta por su simpleza”, explica Markle en la entrevista.

“El sueño de cualquier chica es poder probarse una tiara y, curiosamente, esa era la que mejor te quedaba cuando lo hiciste. No había duda de que esa era la perfecta”, afirma el príncipe. “Sé que no debería haber estado allí contigo cuando la escogiste, pero mi abuela me dio permiso, lo que me pareció muy dulce por su parte”. ¿Supersticiones a Harry? ¡Ja!

 

Te recomendamos en video