El príncipe William se convirtió en el confidente de Lady Di un año antes de su muerte

El proceso de divorcio y su nueva vida como soltera fueron los temas que Lady Di confió a su hijo mayor, el Príncipe William

Corría el año 1996 y la Princesa Diana se enfrentaba a una de sus épocas más difíciles de su vida, su divorcio se hizo público, su imagen era cuestionada a nivel internacional y llegó a sentirse más sola que nunca. Fue en ese momento que Diana depositó toda su confianza en su hijo mayor, el príncipe William, que para el momento tenía 15 años de edad, ya era consciente de lo que su madre atravesaba y se convirtió en su confidente.

Fue en el libro A Royal Dutty, donde el mayordomo de la familia, contó esta linda etapa de madre e hijo, allí relató, como William se convirtió en la mano derecha de su mamá y como él fue el único que tenía acceso a los secretos más profundos e importantes en la vida de su madre. Era un nexo muy especial que ambos decidieron mantener, desgraciadamente esta dinámica duraría muy poco.

William prometió a su madre que él le devolvería el título que una vez tuvo para no ser solamente Diana Spencer, sería de nuevo Lady Di, esta promesa la hizo el príncipe William para cuando él se convirtiera en Rey, título que Diana nunca lo vería alcanzar, pues a menos de un año de esa promesa, ella moriría en un trágico accidente de tránsito en París.