La descarada mentira con que Ivette Vergara saboteó un viaje de Fernando Solabarrieta

¡Y le creyó!

Era su secreto mejor guardado, pero en medio del matinal 'Mucho Gusto', la periodista Ivette Vergara reveló la descarada mentira con la que arruinó un viaje de su esposo Fernando Solabarrieta.

Fue durante la sección 'ConfesionesMG' que la panelista contó el engaño que le hizo al periodista deportivo hace 14 años, cuando se encontraba cubriendo el partido de Fernando González y Nicolás Massú en Atenas.

"Recibo ese llamado telefónico (de Solabarrieta) después de ese ‘estoy llorando en esta tribuna’, llanto, etcétera. Ustedes recordaran que los Juegos Olímpicos es prácticamente estar fuera un mes", dijo Ivette Vergara.

"Entonces recibo un llamado telefónico. ‘Mi amor, estoy tan contento que queremos ir con el Queno…’ Ya era sospechoso. Me dice ‘me quiero ir a París un par de días’", añadió.

"¿Cachan cuando uno dice ‘por ningún motivo’? Pero la piensas, porque uno jamás puede mostrar la hilacha. Entonces te empieza a aflorar la vena y te empiezas a poner roja", comentó.

En ese contexto, la periodista respondió "‘¿en serio?’. Te empiezas a poner roja. ‘¿Y cuánto tiempo?’. ‘Un par de días nomás’".

Te puede interesar:

"Te empiezas a pasar todos los rollos y a buscar argumentos para cagarle el viaje", dijo antes de contar su plan, que consistía en decirle que ella le cotizaría los pasajes para luego darle una mala noticia.

Entonces, agregó, "me llama por teléfono. Me dice ‘¿y cómo te fue?’. ‘Lo siento, mi amor. Sabes que hice todo, pero está todo copado'".

"Es que con esto que los chilenos llegaron a última instancia, y se jugaba la final, viajó mucha gente a Atenas, viajaron muchos chilenos a último minuto. Así que los aviones vienen copados, superados, así que lata’", siguió.

Y para la sorpresa de todos, su plan funcionó, pues Fernando Solabarrieta cayó inmediatamente. "‘Ya, no importa, gorda. Me voy directo a Chile, si total los extraño montón y prefiero ir directo para verlos’", le respondió.

"'Ya mi amor, sí, te vamos a estar esperando en la casa feliz. Qué rico. Buen viaje, gordito’. Colgamos y yo ‘¡bien, la hice!. Por cierto, se está enterando ahora…", admitió.

Te recomendamos: