Crónica de una sobredosis: Así fue minuto a minuto el abuso de drogas que casi mata a Demi Lovato

Con la información del reporte médico y policial en torno a la sobredosis de Demi Lovato, se han podido reconstruir los momentos más peligrosos de ese episodio

Reconstruimos en orden cronológico el terrible episodio que vivió Demi Lovato a finales de julio pasado, para poder conocer a fondo todo lo que la joven cantante vivió y aún sigue viviendo, pues el proceso de curación será muy lento y algo extendido, para asegurarse que no vuelva a suceder.

Abril de 2018: Demi Lovato contacta por primera vez a un distribuidor de drogas muy conocido en la comunidad de Hollywood. Su popularidad radicaba en que era el que traía desde México las drogas más potentes y dañadas, que producían los efectos más fuertes en sus consumidores. El precio a pagar en muchos casos era la muerte, pues ya eran conocidos varios casos de celebridades que murieron por caer en este tipo de consumos.

La noche del 23 de julio de 2018:
Esa noche, Demi Lovato decidió salir a divertirse con su equipo de bailarines, pues uno de ellos estaba de cumpleaños. En la celebración Demi, consumió alcohol. Estaba en el local WeHo, ubicado en el Saddle Ranch, de Sunset Strip, en Los Angeles, California.

Madrugada del 24 de julio de 2018:
La fiesta se trasladó a casa de Demi, donde hubo un after party, justo allí fue que Demi contactó a su distribuidor. A las cuatro de la mañana envió un mensaje de texto al traficante de drogas para que fuera a su casa, según el reporte que confirmó el portal web TMZ. El traficante llegó a su casa con Oxicodona de base libre, una droga que es consumida en papel de aluminio, así como el mortal fentanilo, la misma droga que mató a Prince.

Mañana del 24 de julio de 2018:
Las potentes drogas empezaron a hacer efecto en Demi, quien se desvaneció en su cama; en ese momento todo se puso tenso y el traficante huyó de la casa de la cantante cuando se percató que ella esaba respirando muy fuerte en su cama y estaba totalmente inconsciente.

11:30 de la mañana del 24 de julio de 2018:
El personal de Demi y algunos amigos que estaban en la casa empezaban a preocuparse por ella al no verla despierta, en ese momento fue cuando la encontraron con la respiración muy débil y decidieron revivirla inyectándole Narcan, con esta reacción se dedujo que ya sabían que algo así podía suceder en cualquier momento.

Tarde del 24 de julio de 2018:
Los médicos llegaron de emergencia y fue traslada de inmediato a un centro hospitalario en las colinas de Hollywood, ahí permanecería por dos semanas.

10 de agosto de 2018: Demi sale del centro clínico y vuela en jet privado a Chicago, donde recibirá tratamiento de rehabilitación, por al menos cuatro meses.