Mayordomo de Lady Di revela que lloró desconsolada cuando la despojaron de su título de princesa

William consoló a Diana cuando le quitaron sus títulos reales.

Una madre destrozada y un hijo amoroso. Es la escena que revela quien fuera el mayordomo de Diana de Gales, Paul Barret, en su libro 'A Royal Duty'. Lady Di llora desconsolada porque la han despojado de sus títulos reales y William, de 14 años, intenta animarla haciéndole una promesa que el destino le impidió cumplir.

“Ella me contó cómo William se había sentado junto ella una noche cuando estaba molesta por la pérdida del título, la rodeó con sus brazos y dijo: ‘No te preocupes, mamá. Yo te lo devolveré cuando sea rey”, escribió Barret en el texto.

El primer libro del mayordomo desató la furia de la casa real británica e incluso de William y Harry, por los detalles íntimos que dejó al descubierto. Barret escribió otro libro sobre la princesa y además participa en programas de televisión como experto en la realeza. Recientemente realizó la cobertura de la boda de Harry y Meghan.

Last night with @extratv and @wrighty_ talking about the upcoming wedding!

A post shared by Paul Burrell RVM (@officialpaulburrell) on

Diana perdió el privilegio

Tras el divorcio con Carlos, Diana perdió el privilegio de ser tratada como integrante de la realeza. Según información publicada por The New York Times, el heredero de la corona fue inflexible ante la petición de la madre de sus dos hijos de mantener el nombre de alteza.

Hasta la reina Isabell II estaba de acuerdo con que Diana conservara ese privilegio, por ser la madre del futuro rey. Pero la oposición de Carlos fue inclemente y al final, la soberana inglesa optó solo por dejarle el título de princesa de Gales.

Reverencias a sus hijos

Al perder su título de 'alteza real', Diana se vería obligada a cumplir con el protocolo, teniendo que hacer reverencias a sus propios hijos y al resto de la familia.

Conmovido, William trató de consolarla esa noche en el Palacio de Kensington. Destetaba el trato que se le daba a su madre, pero sabía que no estaba en sus manos, por ahora, devolverle su lugar. Un año después, Diana murió en París.

Te recomendamos en video: