10 sorprendentes aspectos de la vida de Lady Di poco conocidos

Te traemos diez aspectos pocos conocidos de su vida, que te acercarán más a su historia y que siguen reivindicando a Lady Di por su vulnerable humanidad.

La vida de la eterna reina de corazones de los ingleses, Diana de Gales, ha sido escrudiñada desde que se conoció su compromiso con el heredero de la corona británica, el príncipe Carlos. Su sencillez y espontaneidad refrescaron a la casa real, por lo que su trágica muerte en 1997 conmocionó al mundo entero.

Te traemos diez aspectos pocos conocidos de la vida de Diana, que te acercarán más a su historia y que siguen reivindicando a Lady Di por su vulnerable humanidad.

Tutor personal

Diana fue al colegio a partir de los 9 años, tal como era costumbre en las clases altas desde pequeña tuvo maestros en casa.

No fue buena estudiante

Ni aplicada, ni brillante fue la eterna princesa que en su adolescencia debió abandonar el prestigioso West Head School, tras reprobar dos exámenes. A los 16 años, la enviaron a un internado en Suiza, pero regresó a los meses.

Catálogo real

El famoso anillo de compromiso de Diana, que ahora lleva Kate, fue escogido por catálogo de la joyería oficial de la monarquía inglesa, llamada Garrad.

Practica nupcial

El espectacular vestido de novia que lució Diana era tan pesado que ella debió practicar varias veces caminar con él antes de la boda. De hecho, tuvo la cola más larga usada en bodas reales de la época. Tenía lentejuelas y 10 mil perlas.

Rebeldía

Diana dio señales de su carácter rebelde desde el principio; fue ella quien rompió la tradición de prometer obediencia en los votos nupciales tal como habían hecho todos los integrantes de la familia Windsor. Su nuera, Kate, siguió su ejemplo y tampoco lo hizo durante su boda con William.

Pasión por la danza

Lady Di practicó ballet desde niña y lo amaba. Según sus biógrafos, su altura impidió que continuara bailando.

Servicio real

La vinculación de su familia con la casa real británica precedió su relación con Carlos. De hecho, su abuela Ruth Fermoy fungió como dama de compañía de la Reina Madre por más de 40 años.

Color predilecto

Aunque su guardarropa fue cambiando con el pasar de los años y su vinculación con los más famosos diseñadores, prevaleció su afición por el color rosa.

Princess Diana💫☄ #princessdiana #dianaremembered #dianaspencer

A post shared by Royal family (@britishroyalscambridge) on

Dulce paladar

Su sencillez se expresaba también en sus gustos gastronómicos, pues sus allegados aseguran que el budín de pan y mantequilla era su postre preferido. Un clásico de la cocina inglesa sin mayores pretensiones.

Sorpresa top

Sus hijos siempre fueron su mayor motivación y no perdió oportunidad de complacerlos. En la cúspide de su carrera invitó a la top model, Cindy Crawford, al Palacio de Buckingham para sorprender a William que estaba encantando por ella.

Te recomendamos en video: