Estos son los malos hábitos que te impiden bajar de peso

Bajar de peso es una tarea que decenas de mujeres emprenden semanalmente, pero ¿Cuántas lo logran? Es fundamental evadir algunos malos hábitos

Miles de mujeres tienen los lunes como el día ideal para empezar su ruta y lograr bajar de peso. Sin embargo adelgazar requiere esfuerzo, dedicación, mucha disciplina y evadir los malos hábitos a los que estamos sometidos.

 

Las dietas empiezan los lunes, las rutinas en los gimnasios empiezan los lunes o las caminatas vespertinas también empiezan los lunes, pero la tarea para lograr el peso ideal va más allá de comer sano y emprender nuevas rutinas deportivas.

 

Las actividades de nuestras rutinas diarias, también tiene mucho que ver en el proceso que emprendemos para bajar de peso. Por ello es fundamental cambiar el chip y erradicar los malos hábitos de nuestras vidas.

 

Estos serían los malos hábitos que seguro tenemos y no nos damos cuenta.

 

1 Comer rápido

El proceso de alimentación debe ser pausado. El comensal debe disfrutar, masticar y digerir los alimentos que come lentamente. Sentarse a comer debe ser como un ritual en el que todo gire en torno al plato y al placer de degustarlo. Muchas mujeres incurren en el error de comer apuradas, entre tareas o, peor aún, en el carro. Es un gran error.

Comer rápido te dará una sensación de llenura inmediata, pero su efecto será corto. El cerebro humano tarda de 20 a 30 minutos en asimilar la sensación de saciedad, por lo que los nutricionistas recomiendan comer lento.

 

2 La comida chatarra

 

Ingerir comida chatarra es algo que le gusta a casi todas las personas, y muchas mujeres son felices con ellas porque al comprar comida en la calle ya no tendrán que meterse en la cocina a preparar el desayuno, almuerzo o la cena.

Este tipo de comida suele tener altos contenidos de sal, grasas saturadas y trans, además de carbohidratos; todos altamente relacionados con la obesidad. Una reciente investigación desarrollada en Suecia determinó que ingerir comida chatarra 2 veces a la semana durante un mes puede  sumar aproximadamente siete kilos.

 

 

 

 

3 Dormir mal

El descanso es fundamental para todo proceso que busque bajar de peso y para la vida en general. Tanto el cerebro como nuestros músculos y huesos requieren entrar en un proceso de reposo que en ocasiones no somos capaces de cumplir.

“Dormir poco disminuye la cantidad de leptina, hormona que inhibe la sensación de hambre, y aumenta las concentraciones de ghrelina, la cual estimula el apetito”, determina un estudio que recomienda dormir más de siete horas al día.

 

 

 

 

 

 

4 Comer más dulces de lo debido

 

¿Quién puede decir que no a un dulce? ¡Son pocos los valientes! Pero es importante estar conscientes de que la ingesta de los azúcares es un alimento directo de la obesidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5 Eres adicta al celular y la televisión

Muchas mujeres son adictas al teléfono celular o a la televisión al punto de comer pegadas a ellos. Este acto ya inconsciente hace que el ser humano reste atención a las tareas diarias, entre ellas la alimentación, impidiendo hacerlo de la manera correcta.