La transformación de Letizia: su antes y después de ser reina de España

La reina Letizia se ha hecho varios "retoques" para mejorar su apariencia, entre ellos se ha operado la nariz, pecho y mentón.

Ella cumplió el sueño de toda mujer: ser reina de España. La vida de Letizia cambió totalmente en el momento que se enamoró del príncipe Felipe, quien luego de la abdicación de su padre Juan Carlos, fue nombrado rey heredero de la Corona.

Pero, desde ese momento también hemos visto cómo Letizia, quien es periodista y estuvo al frente de varios noticieros españoles, ha cambiado su apariencia y demuestra que no todo es felicidad.

La mujer de 45 años pasó de ser glamorosa, natural, y jovial, a triste, apagada y sin brillo. Además, en cada aparición se le ve más delgada, tanto que hasta sus huesos comienzan a asomarse.

En 2004 conocimos a Letizia como la novia del príncipe Felipe. Desde entonces se ha visto cómo ha cambiado su estilo y su personalidad, pero también su aspecto. Dieta estricta, deporte y sobre todo retoques estéticos son los responsables de los cambios de imagen que luce.

Letizia ha demostrado ser una gran fan del bisturí, y desde la Casa Real siempre se ha tratado de justificar las operaciones de la reina con excusas de salud. Pero lo cierto es que las intervenciones tienen solamente una motivación estética: la Reina busca incansablemente la perfección.

Estas son las operaciones que se ha realizado la Reina Letizia:

La primera operación a la que se sometió la Reina fue también la más evidente y fue en su nariz.

Hoy Letizia luce una nariz perfectamente recta, y mucho más discreta en cuanto a su tamaño.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También se sometió a dos operaciones de aumento de pecho. La primera fue hace muchos años, cuando comenzó a trabajar en TVE. Dicen que fue la propia Letizia la que se lo contó a sus amigos y compañeros de trabajo.

La segunda operación de pecho fue cuando ya era Princesa de Asturias, y estuvo rodeada de un gran secretismo. Pero viendo las fotos del antes y el después resulta evidente la diferencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El otro rasgo característico que tenía Letizia en su rostro era el mentón. La actual reina de España tenía una barbilla muy marcada y salida hacia delante que hoy ha desaparecido. ¿Cómo? Gracias a una mentoplastia, que corrige y suaviza el mentón.