Las impactantes obras de Erik Ravelo y el constante plagio a su ideario

El artista denuncia el plagio de una de sus obras por parte del cantante Damian Marley.

En varias ocasiones hemos hablado del artista visual cubano, radicado en Italia, Erik Ravelo. El impacto de sus obras ha recorrido el mundo debido a su lenguaje siempre contingente y crítico.

Entre las más destacadas encontramos “Un Hate”. Esta serie  fue realizada para Benetton en el proyecto “La Fábrica” que desarrolló la marca donde apoyaba iniciativas creativas. La obra correspondía a fotografías donde se podía ver a importantes a líderes mundiales besándose sin importar la raza, nacionalidad ni ideología política. Fue un llamado a superar estas barreras y hacer la paz y el amor.

benettonunhateobamahujintaodps660x650.jpg

Una de las imágenes de la serie “Un Hate” de Ravelo.

Otra de sus creaciones más potentes es “El Cristo de la Habana”, el cuál Erik montó en su amada isla en 2006. Se puede ver la clásica imagen de Jesús crucificado pero no en una cruz sino que en un poste de luz. Según el propio artista esta obra la hizo “cuando en la Habana los apagones estaban en su punto máximo. Paradójicamente es como si hubiera un Dios todopoderoso que te quita y te da la luz. Pero es también una plegaria de cosas buenas, a la cubana”.

Además, comenta el aprecio especial que tiene por esta obra. Y más trascendente aún para él es que no ha montado otra en la Habana.

“El que escape de Cuba aprende a volverse un poco ciudadano del mundo y ves que mi obra en general no habla mucho de mi país, sino más bien de temas más globales. La violencia hacia la mujer, los derechos de la infancia, la lucha contra el odio entre los pueblos…etc. Eso me pasó por estar tantos años caminando. Y esa obra del cristo sobre el poste de la luz es la única que pude realizar en Cuba en un viaje de regreso a visitar a mi familia en el 2006. Tiene una carga conceptual muy fuerte e irreverente. Prácticamente compara la dirigencia del país con Dios y la voluntad todopoderosa. Como te conté, por décadas vivimos con apagones programados para ahorrar energía de 8 horas cada día. Es una poesía con cierta dosis de ironía. Es un rezo, una plegaria a días mejores. A un porvenir de claridad”.

9b2f54ab2c90a6929b95c31016dcd393.jpg

“El Cristo de la Habana”, Erik Ravelo.

Ha sido tanto el impacto de las obras de Ravelo y su ideario que se suscitan los plagios. Estos hechos son recurrentes en el arte. Justamente, en conversación con el artista cubano me contó que hoy mismo se encuentra en una compleja situación debido a la copia de “El Cristo de la Habana” por parte de un reconocido músico, Damian Marley.

maxresdefault660x650-1.jpg

Imagen promocional de nuevo video de Damian Marley.

Ravelo cuenta que hace unos meses el diseñador del artista, Brian Cross, le escribió un mail para comprar la fotografía de esta obra por 3000 dólares a lo que él respondió negativamente. Sin embargo, en el nuevo video de Marley,  “Nail Pon Cross” de todas formas utilizó la idea del cubano, a pesar de haber dicho explícitamente que no accedía a la entrega de los derechos.

“Primero me quiso comprar la foto. Y me mando un contrato para el uso en la canción de Marley. Yo no lo firmé le dije que no. Además, en un mail le pedí explícitamente que no utilice la imagen y que no copie la idea para fines comerciales. Un mes después un amigo me lo señaló el video en internet y entendí todo”, comenta Ravelo.

Pero esta no es la primera vez que toman una idea suya. Con “Un Hate” aparecieron una serie de publicaciones en revistas, caricaturas e incluso obras de otros artistas utilizando la idea del beso imposible entre personajes antagonistas.

“Una cosa es usar algo y no saber quién es el autor o no tener el contacto. Y otra muy distinta es decir que esa idea es tuya y usarla sin importar la opinión del artista. Además, ¡Cross está diciendo que la idea es de él y que la concedió a Marley! Es muy triste”, comenta el cubano.

15086169102074943785043971087363284n.jpg

Y así suman y siguen las copias a las obras del artista cubano sin que nadie responda ante esto. ¿Cómo un creativo puede protegerse ante estos casos? Es la pregunta que nos hacemos constantemente. Es de esperar que la obra de Ravelo sea reconocida como la original y que este tipo de hechos no se repitan o que al menos sean expuestos públicamente.