Trava Diva, retratos ilustrados de la cultura transformista [Concurso]

Hija de Perra y Pedro Lemebel son algunos de los potentes personajes que se podrán encontrar en este libro que es resultado de una investigación realizada por el diseñador e ilustrador Jaime Ramírez Cotal.

La historia del travestismo chileno en tono al show y el arte tiene un sin fin de historias y recovecos que probablemente pocos sabrán, pero el diseñador gráfico e ilustrador Jaime Ramírez Cotal se encargó de contarnos algunos detalles en su libro “Trava Diva” donde retrata a los personajes más potentes de la escena drag queen nacional.

Ramírez hizo una profunda investigación del tema y sus protagonistas, para luego convertir a estas divas en ilustraciones a todo color convirtiéndolas en inmortales. Hija de Perra y Pedro Lemebel son algunos de los personajes que se podrán encontrar en este bellísimo libro.

interiores4libro660x650.jpg

A partir de la pregunta ¿dónde está el underground hoy?, el ilustrador Jaime Ramírez Cotal inicia un alucinante viaje a la historia del transformismo chileno. Tras dos años de exploración en diferentes técnicas de dibujo y color, el diseñador derivó a la ilustración de forma autodidacta. Tras este período de estudio en torno a la imagen y con códigos propios del pop art, a través de un trazo espontáneo y desestructurado, la ilustración surge como elemento protagonista desde la forma y el color, como una propuesta que ofrece una mirada autoral para el pop art contemporáneo, a través de técnicas digitales que emulan el dibujo análogo en rotulador y que reflexionando en torno a fenómenos de construcción de identidad cultural inicia un relato histórico/visual para el fenómeno del transformismo de espectáculo chileno.

portada2libro.jpg

La iniciativa fue posible gracias al financiamiento de FONDART a través del área de creación en Diseño de autor y fue editada bajo el sello de la editorial Cuarto Propio, permitiendo su distribución en las principales librerías del país.

Trava Diva puede ser adquirido en las siguientes librerías de Santiago: Librería Manantial, Librería Antártica, Catalonia, Qué Leo, Metales Pesados, Librería Universitaria, Librería Takk, Librería Prólogo, Librería Laberinto y Feria Chilena del Libro. También directamente con la Editorial Cuarto Propio.

Además, estará disponible para la venta en FILSA 2016 en el stand de editorial Cuarto Propio donde Ramírez irá a firmar el 5 y 6 de noviembre.

Q&A con Jaime Ramírez Cotal

dsc0941660x650.jpg

Jaime Ramírez Cotal.

-¿Cómo nace la idea de sumergirse en el mundo del transformismo?

Desde que estaba en la Escuela de Diseño descubrí que enfrentaba las temáticas de taller desde una perspectiva más antropológica al momento de abordar el problema de diseño, tanto en la observación como en la forma, por tanto este proyecto llega desde ese territorio. Básicamente hay dos temas trascendentales para mí en la creación visual: lo cotidiano y la identidad. Por lo que el estudio de la identidad desde lo cotidiano siempre ha sido un proceso que gatilla mi creatividad, y derivar en la investigación del transformismo en Chile, fue precisamente una idea que nació desde mis horas de ocio diarias mirando YouTube.

Creo que siempre es válido hablar de manifestaciones culturales que viven en los límites, que transitan entre lo seguro y lo desconocido sin problemas, traerlas al espacio público, aprender y reflexionar con ellas siempre es un ejercicio de observación que aporta a cualquier sociedad en términos culturales.

Específicamente el transformismo es un fenómeno que se adapta al cambio tecnológico y a partir del surgimiento de las redes sociales muta para siempre. Ese hallazgo me pareció tan atractivo que valía la pena investigarlo y llevarlo a un libro.

-¿Qué legado dejó en ti, conocer estas historias?

Fueron muchos los aprendizajes, pero creo que el más importante es una profunda admiración por la valentía que tienen todos los hombres que deciden vivir la vida maquillados y arriba de un par de tacos. Creo que el ejercicio del transformismo es un acto político –aun cuando su fin sea actuar o entretener, es un acto disidente– porque es tan grande el rechazo al que se expone quien desafía las normas establecidas, que ese acto de arrojo y valentía me despierta todo tipo de admiración.

 

-¿Por qué elegiste la ilustración como medio narrativo?

Por su cercanía, porque hablar de transformismo y de travestis en una sociedad como la chilena es difícil, por tanto la ilustración me permitió visibilizar de forma lúdica y cercana un tema que históricamente ha sido rechazado o relegado a un lugar oculto.
Creo que el equilibro alcanzado entre el tono y estilo de la narración en el texto escrito, sumado a los acentos pop art que tiene la ilustración desde la forma y el color, lograron un producto editorial digerible tanto por los seguidores del tema en el mundo LGBTI, como por alguien neófito en temáticas de identidad, género y sexualidad.

-En términos artísticos, ¿cómo definirías el estilo predominante de Trava Diva?

Como un híbrido, ante todo un hibridaje. Porque si bien en un marco general lo definiría como un proyecto de diseño de autor, es también más cosas, es ilustración, es un estudio en torno al color y el pop art, un ejercicio de experimentación en cuanto el resultado final emula el dibujo análogo utilizando dibujo vectorial, específicamente la técnica del rotulador análogo; y finalmente es también un humilde aporte investigativo ya que se inscribe como un estudio exploratorio/descriptivo en torno a un tema con muy poca bibliografía al respecto. Desde lo visual Un imaginario gráfico de coloridos códigos pop que tiene una única columna vertebral: el rescate de imaginarios culturales perdidos o abandonados por la sociedad y el tiempo.

-¿Cómo observas el resultado final?

Al ser mi primer proyecto autoral a nivel profesional después de 8 años de ejercicio como diseñador, también ha sido descubrir el camino que quiero seguir a futuro. Me gusta el resultado en cuanto a color y forma, porque tiene mucho de mi personalidad e intereses. Son trazos con fuerza, desestructurados, alejados del hiperrealismo –que me carga como estilo gráfico, o más bien dicho, me emociona poco–, porque siempre he sentido que el mundo de la ilustración busca hacer retratos o representar la realidad con un nivel de análisis casi fotográfico y –desde mi opinión– para eso existe la fotografía, en mi perspectiva el dibujo debe llegar a imágenes que no vemos, a trazos y garabatos visuales que nada tienen de parecido con la imagen real, porque precisamente nos permite crear a partir de la nada.

Concurso

Sortearemos libros entre quienes compartan esta publicación en su perfil de Facebook: