Sarah Jessica Parker: “Las mujeres tienen aventuras cuando se sienten disminuidas, ignoradas o no son oídas”

La actriz habla sobre la nueva serie que protagoniza en HBO, Divorce.

Sarah Jessica Parker es la protagonista de la nueva serie de HBO “Divorce” donde interpreta a Frances una mujer de mediana edad que se replantea su vida y decide poner fin a su matrimonio con Robert (Thomas Haden Church).

La serie se estrenó recientemente y la primera temporada cuenta con 10 capítulos. “Divorce” está ambientada en el Condado de Westchester, en el estado de Nueva York. Fue creada por Sharon Horgan (“Catastrophe”), y Paul Simms (“Girls”, de HBO) es el showrunner. Paul Simms, Sarah Jessica Parker, Sharon Horgan, Alison Benson y Aaron Kaplan son los productores ejecutivos.

La actriz fue entrevistada por un periodista de la cadena para ahondar en el desarrollo de su personaje y la trama. Además, Parker habla sobre la vida y las difíciles decisiones que se deben tomar en el caso de una separación.

Nos enviaron la conversación y a continuación se las compartimos para los fanáticos de Sarah Jessica Parker e interesados en saber más detalles sobre la serie.

160826divorcekeyart1024x374660x650.jpg

P: Divorce es considerada una comedia, pero en realidad es muy oscura…

SJP: Sí, pero es oscura en un modo que se entiende por qué tomamos la decisión de hacerla de esa manera. Por lo menos así lo espero. Eso fue muy importante para mí, cada vez que había una preocupación por el aspecto de comedia siempre ha sido dejada de lado, o sea, tenemos actores divertidos, y lo divertido va a ocurrir y está ahí.

Lo que creo que aprendí en Sex and the City es a qué responde la gente, a qué puedes apostar: la veta emocional. Y sin eso, lo divertido no significa tanto. Por lo que incluso en un programa que es una comedia de media hora, me quedo con la profundidad. La comedia proviene de grandes actores de comedia y de cosas extrañas, divertidas, raras, ridículas del comportamiento de gente inteligente que hace cosas estúpidas, y es cruel y egoísta, y está en la batalla.

P: ¿Qué había en Frances, y en esta serie, que la hizo volver a la televisión?

SJP: Bueno, durante alrededor de cuatro años estuve desarrollando esta serie.
No había un guión, en concreto. Había una historia que tenía ganas de contar y sobre la que tenía curiosidad. La historia de un matrimonio y una aventura. Eso fue antes que se estrenara la serie The Affair. ¿Qué significa eso, cómo puede operar en un matrimonio y qué es un matrimonio común de clase media en Estados Unidos en este momento?

No lo había visto retratado en el cine o en la televisión durante un muy largo tiempo, y de una manera que me generara más curiosidad. Sabía que ese paisaje era rico, no hay una audiencia que tenga la edad adecuada para esta historia. No creo que ese matrimonio sea exclusivamente estadounidense, pero creo que hay un tiempo y un lugar que habla de una economía, de las esperanzas y sueños de una generación en particular, y de las decepciones de los demás y de sí mismos.

520b0458ac11ecb558ff779a1fd635de055cbe6f55b5de813ce76f63fb1b5311660x650-1.jpg

P: ¿Usted cree que la economía juega un papel?

SJP: El colapso de la economía en 2008 desempeña un papel -es una de las razones de la caída profesional de Robert-. Frances, al igual que muchas mujeres, se convierte en quien sostiene a la familia y renuncia a sus propios sueños.

P: Hay una increíble sensación de localización en la serie. ¿Fue crucial establecer que transcurriera en Hastings, en el valle del río Hudson?

SJP: Sí, y están una vez en Nueva York. Siempre he sentido que ella no quería moverse. No estaban en el latido del corazón de la ciudad de Nueva York, pensé que podían estar en la calle 103 y Riverside, o en la Avenida Ámsterdam, o en Morningside Heights.
Y Frances volverá tal vez un día a la ciudad, una vez más, pero eso no significa que va a pasar por el West Village o por el Meatpacking district. Ella va a vivir, no lo sé, en el mejor de los casos en la Tercera de Avenida y la calle 91.

Y sus circunstancias son tan… reales. No son flotantes. Y no son aspiraciones. Pero son reales y, creo, son reconocibles y relacionables de manera diferente a Carrie Bradshaw.

No creo que exista nadie más interesante que la gente común. Al igual que cómo las personas se cepillan los dientes por la noche y se miran al espejo. Y se aman o se tocan entre ellas o con sus padres, o si están solas en una habitación, o se acomodan la ropa interior.

P: ¿Siempre lo ha pensado?

SJP: Sí, eso es siempre lo que quiero saber. Cuando era pequeña, mi padre solía decirme “deja de mirar fijo, estás haciendo el ridículo”. Y yo estaba siempre solo mirando. Y siento que eso es lo que hace esta serie: se pone a mirar. Cuando solo se oye el crujido de la nieve o el hielo que baja lentamente por el Hudson, o la tranquilidad de la casa. Eso me gusta.

P: Hablando de nieve, está claro que filmó el piloto durante las terribles nevadas en el invierno. ¿Cómo sobrellevó eso?

SJP: Me ayudó mucho. En el aspecto de la intemperie, del frío había una especie de Chejov. Y también la angustia suburbana, la tranquilidad, la soledad, el aislamiento y el error, en esa luz, esa hermosa luz fría del invierno. Favorece mucho, y sin embargo es tan melancólico.

P: Nueva York era un gran personaje de Sex and the City. Los suburbios parecen también jugar un papel importante en esta serie, particularmente en lo que se refiere a esa sensación de aislamiento de la ciudad. ¿Fue deliberado?

SJP: Sí, es un aislamiento que algunos podrían encontrar, y muchos con razón encuentran muy reconfortante. Se sienten en una comunidad, como en una parroquia. Creo que para muchos es realmente el punto de destino. Es lo que se gana, es la recompensa por su duro trabajo.

Y creo que, en este caso, con el tiempo se va a sentir demasiado tranquilo para ella, y muy solitario. Va a ser interesante ver qué opciones tiene en otra temporada respecto a dónde alojarse, qué significa hogar, e incluso si ella puede permitírselo.

636021993792943077xxxdivorcehbodcb660x650.jpg

P: Ese es otro aspecto de la situación económica de su divorcio, el peso enorme que hoy en día tienen las hipotecas y el hecho de que la gente no puede mudarse, ¿no es cierto?

SJP: Sí, conozco a alguien en este momento, muy cercano, que está viviendo en la casa con su marido mientras se están divorciando. Pero esas son ahora las circunstancias económicas. Y separarse es muy costoso y aterrador.

Y en este caso, de esta persona cercana a mí, ella renunció a su carrera por su marido. Cuando vuelva a trabajar, ¿podrá mantener a sus hijos? Es aterrador y devastador. Es una enorme decepción. Incluso si ya no eres lo que deseas ser, debe ser un sentimiento de pérdida y fracaso.

P: Uno de los aspectos que creo que su programa capta muy bien es el hecho de que ella ha tenido una aventura, pero eso es un síntoma de algo mucho más difícil de desempacar…

SJP: Absolutamente. Siempre digo que siempre he oído -y creo que eso podría ser verdad- que los hombres tienen aventuras cuando se sienten muy bien. Es un logro enorme, sus pechos se hinchan y son como dandis. Y las mujeres tienen aventuras cuando se sienten disminuidas, ignoradas o no son oídas. Hay un capítulo en el que Frances dice: “Seguía tratando de decir que no estaba funcionando, y cuanto más él lo ignoraba, peor se ponía”.

No creo que ella le dijera que tener una aventura era una buena opción, pero para ella se sentía necesario. Y él es burgués, intelectual, educado. Y en ese momento, Robert parece muy infantil. De alguna manera, eso debe haber sido muy refrescante para ella, escaparse a un departamento en Manhattan, con libros y té helado.

P: Me gusta el hecho de que no haya una gran cantidad de explicaciones respecto a sus motivaciones. Lo que queda es llevar a cabo el trabajo. No hay una gran cantidad de juicios. ¿Fue deliberado?

SJP: Algunas personas me han preguntado: “¿No te preocupa que ella no sea agradable?” No lo sé, ella es real. Tony Soprano era un asesino. Y lo queríamos.
Te puede gustar alguien incluso si hace malas elecciones. En cierto modo me parece que son igualmente desagradables. Creo que Robert es querible, serio y está completamente atónito, sin reacción, y entonces le dice: voy a asegurarme de que tus hijos te odien, es vergonzoso. Creo que es ojo por ojo, diente por diente, y el suelo se nivela una y otra vez.

P: ¿Ha realizado algún trabajo antes de empezar a rodar imaginando qué los unió en primer lugar?

SJP: No antes del piloto, no. Solo cuando llegamos a la temporada hablamos mucho sobre qué vio ella, qué vio él. Y sobre todo porque hay un capítulo en el que ella deja de ser culpable. Ella solo lo deja salir.

Creo que él era divertido. Creo que era encantador. Creo que todas las cualidades que le divertían eran ingeniosas. No de una manera que tuvo que ver con ser inteligente, sino encantador y amable. Y en el presente están sus defectos, son las cosas que no se desarrollaron. Ellos no maduraron. Y ella siguió pensando que iban a hacerlo, que él iba a convertirse en un hombre.

Y eso sucede. Estoy segura que ella también ha sido una decepción, estoy segura que ella ha sido una arpía, que ella se sintió tan presionada para sostener económicamente a esa familia, agobiada y exhausta, que probablemente no debe haber sido particularmente divertido estar cerca suyo.

Pero creo que es muy común, hay tanto estrés en las familias hoy en día, y tantas preocupaciones. Creo que Robert es muy conmovedor, pero también que es frustrante, molesto e infantil. No escucha y no la ha escuchado durante años. Cada vez que ella le dice: Galería de arte, él contesta, ¿es un buen momento para abrir una tienda? Eso es menoscabar.