La periodista Priscilla Vargas cuenta cómo fue cuando su hija estuvo a por morir

Priscilla Vargas, la periodista que desde hace algunos meses está a la cabeza de la edición central de "Ahora Noticias", se abrió junto a Álvaro Escobar en "Más Vale Tarde".

En el capítulo que se emitirá esta noche hablará de su juventud, de sus lados más desconocidos y del dolor más grande que ha tenido que atravesar en su vida: su hija Josefa, hoy de 7 años, estuvo a punto de morir cuando apenas tenía tres años.

 

DECUBRE MÁS:

 

Pero antes, es necesario contextualizar. Durante el embarazo a la periodista le bajaron las defensas y, producto de una infección, a los 4 meses se le rompió la membrana. Tuvo que pasar 5 semanas internada en una clínica. "No me podía ni sentar para no perder el poco líquido amniótico", dice.

Aunque le dijeron que su hija era inviable, finalmente su "milagrito" (como ella misma la llama) nació de 28 semanas. Por su condición, era más propensa a enfermarse. Estuvo internada unas 5 veces por enfermedades respiratorias, pero a los 3 años y medio le dio un virus sincicial que la llevó a la UCI.

No la dejaban entrar a la pieza, logró escabullirse y mirar desde afuera cómo varios médicos y enfermeras la rodeaban. Inesperadamente entró un paramédico con dos tubos de oxígeno y supo que eran para su niña. "Ahí entendí la frase 'tengo un dolor tan grande que me parte el alma"".

Observó como la manipulaban para hacerla reaccionar y le dijo a los expertos: "Déjenla, si se va a morir que se muera tranquila, la tienen como estropajo". Una mujer se le acercó y le dijo que si iba a fallecer, mejor rezara en vez de llorar, y concentró toda su energía en eso. "La fe es lo único a lo que puedes agarrarte", concluye ahora.