La terrible historia de ¿amor? y violencia de Lindsay Lohan

La actriz pensó que estaba en una relación sana y en vías de formar una familia con Egor Tarabasov, pero todo dio un giro inesperado

Lindsay Lohan pensó que estaba en una relación sana y estable y que quizá había llegado el momento de dar un siguiente paso. En entrevista con la revista Vanity Fair, confesó cuáles eran sus planes a futuro: "Mis proyectos para el futuro son hacer muchas más películas, escribir libros, montar mi propia asociación benéfica y trabajar estrechamente con los niños. Quizá también me anime a tener los míos propios, pero lo primero es seguir rodando películas".

Sí, la actriz estaba pensando formar su propia familia junto a Egor Tarabasov y, aunque todo parecía felicidad, no era así. A finales de julio la prensa internacional hacía eco de una impactante noticia: la policía inglesa había acudido al departamento de la actriz en Londres, luego de una riña doméstica en la que Lindsay acusaba a su novio de intentar matarla.

Nap time (I managed to sneak a pic before full nap mode) relaxation after water sports ⚓️😇

A photo posted by Lindsay Lohan (@lindsaylohan) on Jul 14, 2016 at 8:02am PDT

 

Un vecino de la pareja grabó un video en el que se ve a Lindsay pidiendo ayuda: "Por favor! Ha intentado estrangularme. Casi me mata. Que todos lo sepan. ¡Fuera de mi casa! No te amo más. Trataste de matarme, eres un maldito enfermo. ¡Terminamos!".

Después de este episodio, la actriz confesaría que estaba embarazada y acusaría a su novio de engañarla con una prostituta rusa. Los mensajes fueron borrados de sus redes sociales y después compartiría el siguiente comentario: 

"Les agradecería que las especulaciones respecto a mi vida personal llegaran a su fin. Por desgracia, un asunto privado se ha vuelto más público de lo que puedo controlar y estaría muy agradecida si mi prometido y yo pudiésemos hablar de nuestros asuntos personales por nuestra cuenta. Hay cosas más importantes que están ocurriendo en el mundo que nuestra relación. Por favor, déjenos para resolver nuestros problemas personales". 

 

Por desgracia, no sería la última vez que Tarabasov agrediera a Lindsay. El viaje que la pareja hizo a Mykonos (Grecia) dejó en evidencia que la violencia iba en aumento y ponía en peligro la integridad de la actriz. Una discusión por un teléfono móvil fue captada por la prensa en donde el empresario forcejea de forma violenta con Lindsey. Esta vez todo es distinto y tras un breve silencio, decide hablar con la prensa y concedió una entrevista al Daily Mail:

"Tenía ganas de hacer esta entrevista porque es el momento de decir la verdad. Me he mantenido en silencio durante tanto tiempo, pero ahora tengo miedo de lo que Egor podría hacerme y hacerse a sí mismo. "No es la primera vez. Ese es el problema. Pero esta vez, alguien vio. No llamé a nadie, he tratado con suficientes policías en Los Ángeles. Sé que no soy un ángel, pero he tratado de arreglar las cosas. Le sugerí que tomáramos terapia de pareja, pero llegó el momento en el que tengo que ver primero por mí, por mi familia y también pensar en mi carrera por la que he trabajado tan duro".

Una fuente cercana a la pareja confesó a la prensa internacional: "Egor cree que tiene derecho a administrar la carrera de Lindsay como si fuera su propio agente. De hecho, le ha pedido que le deje supervisar sus finanzas y sus contratos profesionales. Se ha convertido en un hombre excesivamente posesivo que no conoce límites en este sentido".

Se dice que el padre de la actriz ha salido en defensa de su hija y no ha dudado en enviarle un mensaje a Tarabasov: "Amenaza a mi hija, tócala o si algo llega a pasarle no tendrás lugar en el que esconderte".

Por su parte, Lindsay ha concluido la entrevista con frases contundentes: "Ahora me doy cuenta que no puede quedarse en una relación sólo por amor. Ninguna mujer puede ser golpeado y permanecer con esa persona si esa persona no está dispuesta a decir que lo siente".