¿Cómo es la vida de los niños famosos de la TV?

Siempre los niños han sido parte de las teleseries nacionales. Pero en este último tiempo se han tomado la pantalla, siendo los que se roban la ternura y admiración de muchos. ¿Cómo será ese mundo?

Por: Marita Barías.

En "Sres. Papis", la teleserie nocturna de Mega, Diego Guerrero ( "Yoni"), Hellen Mruglaski ("Sofía") y Beltrán Izquierdo ("Lucas 'Luke' Skywalker") se transformaron en la revelación. Y no hablamos de los nuevos galanes y guapas de la TV chilena, sino que es la generación sub 12 la que se ha llevado todos los aplausos, esos tres niños que actúan como hijos de Jorge Zabaleta, Francisco Melo y Simón Pesutic, respectivamente. Y también está el caso de Giulia Inostroza, la protagonista de "Ámbar" y que antes vimos en "Papá a la deriva", ambas del mismo canal, que prácticamente se ha transformado en un semillero de rostros infantiles.

DESCUBRE MÁS:

 

TRABAJO CONJUNTO
Macarena Teke –codirectora de la productora Pájaro Azul, junto a Roxana Naranjo, su socia– se dio cuenta que los niños actores necesitaban algo más que la fama. "Se trata de un trabajo regulado por leyes, pero nosotras propusimos a Mega un concepto de trabajo en conjunto con ellos; así hemos logrado camarines para que estén separados de los adultos y tengan su espacio de descanso y juego, y un máximo de escenas por día para que disfruten de esta experiencia y no sea una carga, ya que grabamos después de sus horarios de colegio, en las tardes", explica la actriz, que con su productora ha logrado profesionalizar el trato a los niños en los sets de grabación. "Nosotras trabajamos con niños que tienen un personaje, con una ficción, y que son niños que tienen características especiales. Lo más importante tiene que ver con la capacidad de jugar que ellos tengan, de comprender indicaciones y que sigan las instrucciones de un director. Por ejemplo, en el caso de 'Sres. Papis', que son tan chiquitos, buscamos no sólo sus características histriónicas, sino que la madurez de poder estar en un ambiente de trabajo", detalla. "Con Roxana somos actrices y nos dimos cuenta que hacía falta alguien que se preocupara directamente de los niños. Ellos pueden ser grandes actores. Cuando están bien encauzados pueden tener una experiencia laboral muy buena para poder desarrollar sus talentos. Y ese es el enfoque que tenemos. Con Mega realizamos un trabajo en conjunto para hacerse cargo de la responsabilidad que implica trabajar con niños".

¿Es fácil que actúen para lograr la escena que quiere el director?
Actuar es jugar. Los actores grandes deben transformarse en niños para actuar, de alguna forma, entonces los chicos eso lo tienen y no les cuesta nada entrar en la ficción y hacer el rol de otra persona. Nosotras debemos generar la confianza suficiente en el lugar para que los niños sean capaces de desarrollar sus talentos. Eso como equipo hubo que planificarlo bien, profesionalizar el trabajo con los niños. También trabajamos con una sicóloga que es un apoyo para las entrenadoras, que son actrices y actores con conocimiento audiovisual y feeling con los niños y quienes tienen el día a día de trabajo con ellos; nunca ha sido fácil trabajar con los más pequeños. La sicóloga nos da herramientas para manejar el tema de los niños y de los padres también.

¿Y los verdaderos papis?
Con los papás trabajamos la exposición y los acompañamos respecto de lo que sucede con sus hijos. Es súper importante respetar los tiempos de los niños. No nos interesa descubrir una estrella y que haga todos los papeles infantiles para siempre. Queremos que se transforme en un rica vivencia para ellos, que luego puedan descansar y si quieren volver a actuar, que lo hagan. Pero por ellos mismos, no presionados por los papás. El respeto al niño es fundamental. A veces son más las ganas de los papás que de los propios pequeños.

Para Varinia Signorelli, columnista de nuestra revista y psicóloga infanto/juvenil & femenina, este fenómeno viene también del poder de decisión que hoy muestran los niños y que a veces, como papás, se nos va de las manos, porque pareciera que ellos "la tienen mucho más clara". Existe una delgada línea divisoria entre lo que los padres deseamos para nuestros hijos, y los deseos de nuestros hijos. ¿Cómo se enteran los niños de la existencia de castings? Porque los adultos le damos cierta valoración o los invitamos a hacerlo. La recomendación sería que el llevarlo a castings partiera de una real motivación del niño, que tenga que ver con un talento que presenta o explota en algún área, y no un sueño frustrado de los adultos o invitaciones nuestras.

"A los niños debemos hablarles las cosas tal cual son; ellos entienden perfectamente. De la misma manera se enojarán y frustrarán como nosotros los adultos si no quedan en algo que querían, por ejemplo; sin embargo, carecen de las herramientas para canalizar la frustración y podría acarrear problemas en su interacción diaria. Por esta razón es mejor no exponerlos a frustraciones de este tipo", explica. Agrega que los niños no dimensionan, no miden, se muestran tal cual son y se sienten motivados por esto, especialmente si los adultos que los rodean lo potencian. Lo ideal sería no cambiar el estilo de vida y ayudar a que sean conscientes que la fama es producto de su trabajo. Que terminará cuando termine el trabajo y que lo más importante es lo que aprendió en el proceso. Es difícil, pero con adultos centrados cerca podrían lograrlo.Imagen foto_00000004

LA PITUCA MÁS CHICA
A Sofía Bennett Max Neef la conocimos el segundo semestre del 2014 como la pequeña "Piedad Risopatrón", la menor de "Pituca sin Lucas", de Mega. Es hija de los actores Juan Bennett y Magdalena Max Neef, y si bien hace mucho que tenía ganas de actuar "mis papás encontraban que era demasiado chica. Cuando fui a hacer el casting me dijeron que me relajara y lo pasara bien, pero que había muchas posibilidades de que no quedara para que no me ilusionara, pero quedé".

¿Cómo eran las grabaciones?
Yo lo pasaba súper bien, a veces algunas eran más lentas, pero casi siempre me entretenía y me reía mucho con mis "hermanas".

¿Hiciste amigos?
Todos los actores y directores eran buena onda conmigo, y mi "familia" era bacán, súper cariñosos y divertidos, y si tenía prueba o tareas que no cachaba, me ayudaban a estudiar.

¿Cómo te organizaste con tus amigos, familia y estudios?
Mientras estaba en clases sólo grababa 3 veces a la semana, después del colegio y como hasta las 8 no más. Y si tenía que estudiar lo hacía mientras esperaba para grabar o los otros días; a mis amigos los veía en el colegio y los fines de semana.

¿Volverías a repetir la experiencia de actuar en una teleserie?
Sí, porque lo pasé súper bien.

Magdalena Max Neef vivió el otro lado, y pese a conocer al revés y al derecho el mundo de la televisión, esta también fue una experiencia nueva para ella. "Pensamos que teníamos que darle la posibilidad de vivir la experiencia. Yo estaba un poco asustada porque pensé que pasado un tiempo se iba a aburrir o agobiar con las grabaciones. Pero fue una bonita experiencia en la cual fue muy cuidada y contenida por el equipo. Es probable que internamente haya sufrido algún cambio ya que la experiencia de pasar del anonimato total a ser reconocida en todas partes es una sensación bien particular, sin embargo su forma de relacionarse no cambió para nada. Es un trabajo, pero que necesariamente debe estar muy regulado en términos de horarios, condiciones y exigencias para que la prioridad siempre sea el bienestar del niño".

EL CASO DE EMILIA

Muchos son los niños que se destacan en televisión, pero muchos más los que quieren estar. Emilia es una niña muy habilosa, conversadora y madura para sus 9 años. En realidad es como toda niña de 9 años de hoy, vivaz, más madura, observadora y con más opinión de la que teníamos nosotras a esa misma edad. Ella siempre quiso actuar, desde que vio por primera vez una película de "Harry Potter", a los 4 años. Comenzó a preguntar cómo se hacía. Debido a su capacidad de lenguaje precoz la invitaron a participar en una película. Sus papás le dieron permiso, pero la película nunca se hizo por falta de presupuesto. Años más tarde la llamaron a un casting en Canal 13 para actuar, y dos años después para cocinar, y ella fue. Cuando empezó a pasar las etapas su mamá investigó, se dio cuenta que era para Masterchef Junior y no le gustó el trato con los niños en las versiones de otros países. La comida es arte, pensó, y si alguien criticara a Emilia por algo que cocinó con esfuezo, no sería justo. Entonces le explicó a su hija que sería como si criticaran sus dibujos frente a otros, que no tenía sentido exponerse a eso, que si se equivocaba podían molestarla en el colegio y que era muy pequeña para lidiar sola con eso, que en el colegio no estaría su mamá para protegerla. Por sus capacidades Emilia quedó en MasterChef Junior Chile, pero sus papás no la autorizaron. Le dio pena, pero entendió. Le dijeron que era un logro ser elegida entre tantos niños, que era talentosa y que ahora debía esforzarse para ser una excelente actriz cuando grande, porque el talento ya lo tenía. Y ahí está, jugando con las amigas por la tarde.Imagen foto_00000001

ÉRASE UNA VEZ…
Carolina Arredondo es una conocida de todos. La vimos crecer como la hija de la "Paolita" de "Los Venegas", donde actuaba con su verdadera mamá, Carolina Marzán. Hoy, también en Mega, destaca en "Pobre Gallo" como la rebelde y enamorada "Llancuray".

¿Cómo recuerdas tus años de niña actriz?
La primera vez que hice una teleserie tenía 8 años y fue en TVN, con "Rojo y Miel"; era chica y me acuerdo que me iba del colegio a las grabaciones. Si bien era un personaje pequeño lo pasaba muy bien, porque como mis papás son actores (su papá es Claudio Arredondo) no era algo ajeno a mí. Después, a los 13, hice una serie donde los niños éramos los protagonistas y ahí teníamos otras exigencias actorales, pero en "Los Venegas" viajábamos por distintos lugares y lo pasábamos muy bien, tengo muy lindo recuerdos.

¿Cómo lo pasabas en este mundo de adultos?
A veces bien, a veces mal, porque al ser chico hay muchas cosas que no entiendes. Pero por eso siempre fue importante tener a mi familia detrás, que son quienes te aterrizan y ponen las cosas en perspectiva.

¿Tuviste un grupo de profesionales que te ayudaran, como hoy en Mega?
No, las primeras veces mi mamá me ayudaba con las escenas, a estudiarlas, entenderlas y poder actuarlas. Como yo la veía a ella hacer lo mismo, no era algo tan raro.