Las 3 lecciones del discurso de Justin Timberlake en los Teen Choice Awards

El cantante fue reconocido por más de 10 años en el espectáculo estadounidense; en total ha logrado ganar 23 tablas de surf, reconocimiento que otorga esta ceremonia.

Por Andrea Sánchez

Quizá te enteraste que los Teen Choice Awards se llevaron a cabo el día de ayer. Estos premios buscan reconocer a celebridades, actrices y cantantes de la televisión, el cine y la industria del entretenimiento de los Estados Unidos. Sí, nosotras nos sentimos un poco fuera de órbita pues la mayoría de los premiados pertenecen a la nueva ola de jóvenes estrellas de la industria del entretenimiento estadounidense, pero hay alguien a quien seguro recuerdas. Se trata Justin Timberlake, quien recibió el Decade Award, premio que galardona una década de trabajo. El guapo cantante dio un mensaje inspirador con el que nos deja claro que ha madurado.

Una de las cosas que el cantante dijo es que tuvo la fortuna de crecer junto a sus padres, personas que le enseñaron grandes lecciones de amor y respeto. Así lo dijo: "Me enseñaron a respetarlos, a respetarme a mí mismo y a todas las personas por su carácter, no por donde vivían, no por donde trabajaban o el color de su piel. Mis padres hicieron todo lo posible para llenar mi mente joven no con prejuicios u odio, sino con compasión y amor".

Pese haber recibido un premio por lo notable de su carrera, Justin le pidió a los miles de jóvenes que veían la premiación que no aprendieran de él, sino de los grandes que llegaron antes. "Para mí, un gran momento cuando estaba creciendo fue cuando descubrí que había una leyenda de la música viviendo en mi misma, el reverendo Al Green, que enseñó al mundo una lección que resuena ahora y más que nunca: quedémonos juntos. He aprendido de tantos grandes de la música: Michael Jackson, Aretha Franklin, Elton John, Garth Brooks, Stevie Wonder… sobre cómo llegar temprano y quedarse hasta tarde, porque es así cómo te conviertes en un campeón".

Imagen foto_00000016 

DESCUBRE MÁS:

Justin centró su mensaje en los jóvenes y habló de Muhammad Ali como una fuente de inspiración pues no sólo peleó en el ring, también luchó por la paz. Timberlake citó tres de las enseñanzas que el pugilista dejó al mundo. "Número uno, no cuentes los días, haz que los días cuenten. Bastante bueno. Ahora ustedes son jóvenes como yo lo fui una vez, pero no piensen ni por un momento que lo que hacen no cuenta. Sí cuenta. No solo para ustedes, sino también para el mundo y su generación que algún día heredará este mundo de veteranos como yo y Kobe".

Número dos: "el servicio a los demás es el alquiler que pagas por tu habitación aquí en la tierra, de modo que se generoso, se amable, se justo. No es solo lo correcto. Es algo bueno para hacer. Creo que todos podemos estar de acuerdo en que con toda la tensión que hay en el mundo actual que nos puede dividir, debemos ser parte de la solución y no parte del problema. No tienes que hacer una diferencia en un escenario global. Puedes ser voluntario en tu vecindario o en otro barrio cercano, donde la gente puede parecer un poco diferente a ti, y es posible que te enseñe una cosa o dos".

Tercera. El campeón dijo esto: imposible es solo una palabra lanzada por hombres pequeños que encuentran más fácil vivir en el mundo que les ha sido dado que explorar el poder que tienen para cambiarlo. Imposible no es un hecho. Es una opinión. Imposible es potencial. Imposible es temporal. Nada es imposible. Esa es la cita más grande de todas.