Pascuala Ilabaca: la emergente voz porteña ¡de Chile al mundo!

Partió tocando en una feria el 2003. Cinco años después lanzó su disco en homenaje a Violeta Parra y comenzó a concretar una carrera musical que hoy la sitúa como una de las voces femeninas más destacadas del medio local. En 5 años hizo 12 giras por Europa; hoy mira a Chile y Latinoamérica, porque ante todo se siente "muy porteña y chilena".

Por: Jessica Celis Aburto. Fotos: Gonzalo Muñoz F.

El arte, la música y los viajes han sido parte de la vida de Pascuala Ilabaca (31) desde que nació, en Gerona, España. Es hija de los reconocidos artistas Gonzalo Ilabaca y Pilar Argandoña, a quienes acompañó desde niña en sus viajes por el mundo. Y desde que lanzó su primer disco, "Pascuala le canta a Violeta" (2008), se ha posicionado como una de las voces femeninas de la música chilena con mayor proyección. Fue la ganadora del Premio Pulsar 2016 a la Mejor Cantautora y también se llevó el premio Guitarpin de Oro del Festival Huaso de Olmué 2010. Sólo dos de sus varios reconocimientos.

En 5 años ha realizado 12 giras –principalmente en Europa– que la han llevado, junto a su banda Fauna, ha impregnarse del trabajo de músicos de diversas culturas y estilos. Desde esa multiculturalidad nació su último disco, "Rey Loj". "Se nota en la música del disco que estuvimos en cualquier parte. Hicimos más de 200 conciertos en Europa compartiendo con músicos de China, Turquía, de todos lados", cuenta.Imagen foto_00000003

Hoy su foco está en Chile y Latinoamérica. "Teníamos una cuenta pendiente con América Latina, y ahora estamos viajando una vez al mes a algún país latinoamericano. Ir a Europa era más fácil y estimulante cuando estás partiendo, pero ahora, que hemos ido 12 veces, decidimos que era momento de mostrar nuestra música acá", detalla.

Llevas 6 discos editados y una fuerte actividad en el extranjero, ¿cómo ves tu relación con el público chileno, te sientes reconocida?
Me siento muy querida. Cuando decidí ser cantante nunca pensé en la fama; decidí por la música, por materializar mis deseos artísticos, y eso ha permitido que se haya ido armando un nicho de gente de apoyo. Nunca he tenido el objetivo de la masividad ni se ser famosa.

¿Cuáles son tus metas?
Desde niña quise grabar un disco, hacerle un homenaje a la Violeta Parra, grabar un álbum de música India, y lo he hecho. Siempre he tenido muchos propósitos en un plan que está en torno a lo creativo. Cuando gané el Festival del Huaso de Olmué me di cuenta que en Chile no basta con ser buen músico y/o ser productivo, porque el mercado se ha focalizado en torno al pop. Ninguna banda de un estilo que no sea pop tiene el espacio de difusión que éste tiene. Ahí me di cuenta que no me voy a transformar en uno de esos músicos experimentales que son súper rabiosos porque no los difunden (risas). Por eso empecé a buscar mi nicho, a los músicos que a mí me gustan y que tampoco son los que suenan en las radios. Buscaba dónde iba a tocar la Lila Downs (cantante, intérprete, compositora, actriz y antropóloga mexicana que canta en español, inglés y en diversos idiomas nativos de su país, como mixteco, zapoteco, maya, purépecha y náhuatl) o la Concha Buika (cantante española residente en Miami), y cuáles son los festivales, radios y premios que las reconocen a ella. Ese es mi camino. Ahí encontré mi río y terminé tocando en el Festival de Jazz de Londres, en un concierto de la Filarmónica de Berlín, en el Womed, en Lolapalloza… También me han grabado conciertos en vivo en la BBC de Londres. No, no sueno en la radio Corazón, pero esas son las cosas bonitas e importantes para mí.
En la música tienes que tener energía, tema y creatividad para largo porque es un camino muy extenso. Si eres pendejo lee libros, compón miles de canciones, no 3. Y si eres músico experimental no te quedes llorando porque no saliste en la radio Corazón. Tienes que encontrar tu lugar y lo bueno del mundo actual, de las redes sociales; tu lugar puede estar en muchas partes.Imagen foto_00000002

¿Cómo te han marcado los viajes?
Me siento muy porteña, muy chilena, no me siento de cualquier parte. Siento que estoy marcada para bien y por toda esta cultura. Por una parte siento que estoy marcada por la resistencia, por una fortaleza como la que tiene la verbena. Eso me representa mucho y habla un poco de cómo he llevado mi vida. Por otra parte, ese humor negro y esa cosa medio fatal que tenemos los chilenos, la crítica, también la tengo, y trato de combatirla en la parte que es dañina, no en la creativa. En ese sentido siento que los viajes me han dado la distancia para ver en perspectiva mi cultura, para ver qué es lo que quiero dejar y rescatar de ella.

Dentro de ellos recuerda con especial nitidez los 2 años que vivió en la India, donde estudió canto con un maestro que era como "la Margot Loyola de la India. Hay una frase que me encanta y que dice que 'el aventurero es el que transforma los lugares por donde pasa'. Asumir el viaje así es muy bonito", reflexiona.

¿Por qué elegiste el acordeón como tu instrumento?
Tocaba piano, pero al viajar tanto desde niña me di cuenta que tenía que dejarlo por mucho tiempo, porque no siempre disponía de uno. Eso me daba una pena terrible, por lo que encontré una salida: aprender a tocar el acordeón. El acordeón es un piano-mochila, pertenece a todas las culturas y, por lo mismo, también es una puerta de cariño para entrar a ellas.

UN MATRIMONIO MUSICAL
Fue en la universidad –estudió Composición y Licenciatura en la Católica de Valparaíso– donde conoció a Jaime Frez, su marido y "partner", como lo define. Es el baterista de su banda y llevan juntos 12 años.

¿Cómo ha sido trabajar con tu pareja de manera tan cercana?
La gran comprensión que tenemos nos ayuda mucho. Creo que cuando no existe, es la principal razón por la que las parejas se separan. Lo difícil que nos ha pasado es que en general en Chile se le da mucho más valor a la música cantada que a la música instrumental. Hay una carencia hacia los instrumentistas tremenda, y eso como pareja nos afectó en algún momento porque era como "ok, vamos a hacer juntos esta vida para siempre, pero la que resalta es la que canta".

¿Se sintió en un segundo plano, olvidado?
No sé si olvidado, pero creo que a todos los instrumentistas les gustaría tener más reconocimiento.

¿No han pensado en irse a vivir fuera?
El otro día le decía a Jaime que estaba tan contenta de preguntarme "¿dónde estaré a los 60 o 70?". Porque eso habla de la libertad con la que voy por la vida. Estoy abierta a que sucedan las cosas. Podría estar en Nueva York, en Chiloé o Valparaíso. No hay presión. Vivimos la vida como viene.Imagen foto_00000001

SU LOOK: UNA MARCA REGISTRADA
Desde que comenzó, Pascuala ha cultivado un look muy especial que se ha convertido en un sello personal, muy reconocible. Tras él hay un interés profundo: reivindicar a la mujer latinoamericana. "Quiero rescatar que la mujer no sólo hace arte, sino que lo viste y lo come. Me gustan las mujeres que se relacionan con la naturaleza, como las de Bali, que uno las ve y son una obra de arte. Todo lo que comen tiene un color, está adornado de una forma especial y no es un lujo, sino una relación con la belleza y la naturaleza maravillosa. Tienen delicadeza en todo. Muchas veces siento que las mujeres por ser empoderadas, fuertes, perdemos esa tradición femenina, esa conexión. A mí me gustan esos rituales de la mujer del campo. Por ejemplo, peinarse el pelo con un cepillo y que tenga pétalos de rosas.

¿Tus trenzas tienen que ver con eso?
Sí.

Tu look recuerda al de Lila Downs.
Ella está muy conectada con su tradición mexicana. Viví en México un año y me llegó esa parte también: la vida del mercado, meterse en la vida de una persona en la que todo lo que hace tiene que ver con cómo come, cómo viste, donde hay una integralidad en todo lo que dice y es una maravilla. Me encanta que la ropa sea hecha a mano.

En ese contexto, ¿consumes diseño nacional?
Sí. Este vestido que ando trayendo es Roberta, una marca que es de una diseñadora de Valdivia. Si ves mi vestido tiene que ver con eso: los cisnes de cuello negro y el imaginario de la noche valdiviana. En Valparaíso he trabajado con Amorío, Mala Mujer, Bazar La Pasión, y con Arte Origen trabajé mucho tiempo. Uso zapatos Gaytán.

¿Tienes mucha ropa, te gusta?
Sí, pero me da lata tener muchas cosas. Cuando más feliz soy es cuando estoy viajando y tengo una mochila de este porte (con sus dedos hace el gesto de tener algo pequeño).

¿Regalas ropa?
En Valparaíso la vida de la feria es lo más entretenido que hay. Llegar con ropa y venderla es increíble. Voy y le vendo ropa a la gente que la vende en la feria. Tu vas, por ejemplo, con una mochila llena de ropa y ellos te dicen: le compro la mochila por $7.000. Antes lo hacía más, ahora no tanto porque no tengo tiempo. Iba con mi hermana. Yo partí tocando acordeón en la feria el 2003. Ahí empecé a hacer música.

 

DESCUBRE MÁS EN IMÁGENES

Así se ha transformado la imagen de Jennifer Lopez a lo largo de su carrera Imagen foto_00000031