Espectáculos

Te recordaremos por siempre, Joan

Amada, odiada. Nadie parecía quedar indiferente ante la dueña y señora de Fashion Police.

El universo parece que ha confabulado el día de hoy para hacer partir a dos grandes. Aunque la muerte de Gustavo Cerati me ha tomado por sorpresa, el fallecimiento de Joan Rivers fue más que repentino.

Fue ingresada el pasado jueves 28 de agosto al hospital Mount Sinaí, tras haber sufrido un paro cardíaco y respiratorio. Melissa Rivers, hija de Joan, comentó que su madre se encontraba estable pero en una seria condición. Recién ayer había salido del coma inducido, sin embargo, su estado agravó, falleciendo a las 13:17 horas. Melissa, dio a conocer la noticia en los medios a través de un comunicado en The Wrap

Con gran tristeza anuncio la muerte de mi madre, Joan Rivers. Ella murió en paz a las 13:17 horas, rodeada de familiares y amigos cercanos. A mi hijo y a mí nos gustaría dar las gracias a los médicos, enfermeras y personal del Hospital Monte Sinaí por la atención increíble que prestaron a mi madre”. La mayor alegría de mi madre en la vida era hacer reír a la gente. Aunque es difícil en este momento, sé que su último deseo sería que volvamos a reír pronto.

Con Rivers pasaban diferentes cosas. Era amada, criticada, odiada e incomprendida. Muchos la encontraban una persona dedicada a temas banales y sin importancia, otros lamentamos la pérdida de una mujer que representó y representará mucho para el mundo de los espectáculos y la moda. Porque es así: hoy se perdió a una grande.

Si bien sus comentarios ácidos no caían bien en muchos lados, existen frases memorables que nos hablan de la intensa persona que fue. Natural y deslenguada:

Culpo a mi madre por mi pobre vida sexual. Todo lo que me dijo fue “el hombre va arriba, la mujer va abajo”. Por tres años mi esposo y yo dormimos en literas.

Fashion Police desde hoy no será lo mismo. No te olvidaremos, Joan. Te lo aseguramos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos