Koko Taylor: La reina del blues

Su impresionante voz la ha transformado en la reina de la vieja escuela del blues de Chicago, las razones sobran.

Ella es la dueña de una voz incomparable, una voz que se tambalea entre lo masculino y lo femenino, entre lo rasposo y la elegancia que une al blues en un solo género y lo hace más genuino. El blues de Koko Taylor es aquel con el que se baila, se ríe, se conversa y se llora.

Al escuchar a Koko Taylor por primera vez los pelos se ponen de punta y el oído se obsesiona con su voz, su ritmo y es imposible dejar de oírla un buen rato.

Con  “I’m a Woman” todo cambia,  realmente uno termina enamorándose de su música.

Cora Walton, nació en 1964 en una granja de Tennessee, en donde comenzaron a apodarla Koko por su gusto por el chocolate. Desde niña tuvo difíciles momentos, a los 11 años quedó huérfana junto a sus hermanos quienes cantaban en la granja para pasar el tiempo.

Comenzó a cantar en clubes nocturnos de Chicago. Allí fue donde Willie Dixon la conoció y le consiguió un contrato con la compañía Chess.

Desde ahí en adelante comenzó su éxito, con el tema “Wang Dang Doodle” y con la compañía Alligator Records grabó 6 canciones que obtuvieron una gran acogida del público.

Influenciada por Big Mamma Thornton, Howling Wolf y fehaciente admiradora de Muddy Waters, Koko Taylor fue parte de la casta del Blues de Chicago. Llegando  a ser vista por la crítica como “la mejor cantante de blues en el mundo entero”.

Fue galardonada 14 veces con el premio W.C. Handy Award y con el Grammy en 1984, además fue premiada como la “Leyenda del año” en 1993 y recibió la medalla Nacional de las Artes por su contribución a la música.

El cine y televisión tampoco le fueron ajenos. Actuó en “Wild at Heart” de David Linch, además se interpretó a sí misma en la serie “New York Undercover” y participó en la música de la película “Blues Brother 2000”.

Luego de su larga carrera  falleció el 3 de junio del 2009.

Pero su voz quedó impregnada en la memoria del blues siendo influencia de Bonnie Tyler, Bonnie Raitt, Janis Joplin, entre otros. Taylor ha sido y será una fuente de inspiración para muchas mujeres que como ella han comenzado desde su más humilde experiencia, y que al descubrir su talento pueden llegar a ser las mejores. Como ella, una reina.