Bikini Kill: feminismo y punk rock

Dentro de la tendencia feminista de los 90’ Bikini Kill fue la banda más icónica de la época, con una gran influencia en grupos como Pussy Riot, y que han dado mucho de qué hablar.

Estridentes, anárquicas y muy enérgicas. Bikini Kill son de esas bandas que entregan todo en el escenario y al mismo tiempo hacen reflexionar.

¿Qué es ser feminista? ¿Cómo practico el feminismo? ¿Sigo siendo machista? Estas preguntas quedan revoloteando en la conciencia de muchas mujeres después de escuchar la letra de canciones como Don’t need you, un gran himno al feminismo y la independencia de la mujer respecto del hombre.

La historia de este grupo comienza en Olympia con la idea de las entonces estudiantes Kathleen Hanna, Tobi Vail y Kathi Wilcox -quienes serían las vocalista, baterista y bajista del grupo respectivamente-, de crear una revista feminista llamada Bikini Kill, sin embargo, las chicas terminaron formando la banda junto al guitarrista Billy Boredom para completar el grupo.

tdt015.jpg

Las ideas anti machistas de esta banda provienen del grupo Riot Grrrls, que surgió como un conjunto de reuniones que buscaban compartir ideas y experiencias entre las jóvenes participantes para fomentar el activismo feminista. Estas chicas de principios de los 90’ ya no querían ser las grupies que adoraban a los hombres que se subían un escenario, así es que bajo el lema Do it yourself  se lanzaron a escribir canciones de punk rock contra la cultura machista en el rock y el mundo.

Entre las bandas riot grrrl que fueron fuertemente influenciadas por las figuras de Patti Smith y Runaways, se encontraban Bikini Kill, Tiger Trap, L7, Bratmobile, Heavens To Betsy, entre otras, que en sus presentaciones acercaban a las mujeres a los sectores más cercanos al escenario, mientras que los hombres debían quedarse atrás, como vindicación por el malestar de las féminas que eran pisoteadas en los conciertos o tocatas de sus grupos favoritos.

Pero no todo fue perfecto. Riot grrrl también tuvo contradicciones. Muchas veces fueron acusadas de elitistas. Fueron poco inclusivas con mujeres de otros sectores, como mujeres de color y otras etnias. Incluso la vocalista, Kathleen Hanna, trabajaba como striper, actitud que da qué pensar si se entiendemos el feminismo, como la critica de la visión a la mujer como objeto.

Solían ser muy potentes en el escenarios y subían chicas del público para hablar sobre el abuso machista. Sus letras motivaban el empoderamiento de la mujer, criticaban a las grupies y las cirugías estéticas. Fueron las voceras del activismo musical feminista.

e.jpg

Bikini Kill finalmente, luego de 8 años, dejó de tocar como conjunto en 1998. Sin embargo,se transformaron en fuente de influencia para grupos feministas como las rusas Pussy Riot, que el año pasado tuvieron mucho revuelo mediático por su constante activismo en las zonas urbanas de Rusia acusando la cultura patriarcal, la discriminación a las mujeres, y sobre todo denunciando el gobierno de Putin.

Además, Bikini Kill ha influenciado a bandas como Le Tigre (proyecto posterior de Kathleen Hanna), The Gossip, la banda mexicana Le Butcherettes, entre otros.

A modo de anéctoda, además de aportar en el ámbito del feminismo, Bikini Kill tuvo buenas relaciones la banda grunge Nirvana, hasta el punto de ser Kathleen Hanna, quien le dio el nombre a la canción más famosa de los 90’ Smells like teen spirit.

En una reunión de amigos, Hanna escribió en una pared del departamento de Cobain, “Kurt smells like teen spirits”, riéndose de su olor al desodorante femenino “Teen Spirits”. Y aunque Kurt no entendió la broma, le pareció interesante la frase “Huele a espíritu adolescente”.

A pesar del paso del tiempo, la importancia de Bikini Kill como parte del movimiento Riot Grrrl ha sido objeto de interés por parte de personas como Sara Marcus quien escribió “Girls to the front” libro que se editó el 2010 e intenta retratar a este grupo de jóvenes feministas.

Kathleen Hanna, ha sido protagonista de un documental llamado “The Punk Rocker Singer” presentado el 2013 en el festival chileno de cine In- Edit Nescafé.Muestra su vida de forma intima, para que entendamos cómo ve el mundo esta chica rebelde y por qué sigue siendo influencia para grupos feministas actuales.

Finalmente, este año con motivo de la celebración por sus 25 años de carrera, Bikini Kill relanzó su tercer disco “Yeah Yeah Yeah” del año 93’ con temas insólitos como Girl Soldier que puedes escuchar en soundcloud ingresando a este link.