Anuptafobia, el pánico a quedarse soltera por siempre

Cuando el no tener pareja convierte en una obsesión el conseguir sea como sea a un sujeto amado.

Para miles de mujeres alrededor del mundo la idea de crecer, desarrollarse integral y profesionalmete son metas a conseguir en esta vida, luego puede que venga la idea del matrimonio y de los hijos, pero ¿qué pasa cuando la mujer sólo tiene en mente conseguir a una pareja para no quedarse sola en la vida? Esto es el síndrome de la anuptafobia, el pánico al quedarse sola.

Entre los síntomas pueden encontrarse el sentirse vacía sin una pareja, no disfrutar la soltería plenamente incluso llegando a estados depresivos.

Personas capaces de mantener una relación sólo porque no quieren estar solteros, y si llegaran a terminar se buscan una nueva relación lo más pronto posible. ¿Has visto a personas que nunca están solos, sino que tienen parejas constantemente? Puede que esto les pase a ellos entonces.

También se trata de personas que aceptan muy rapidamente el matrimonio, sin pensar a conciencia si la pareja será la persona con quien quieran compartir su vida.

Esta fobia sin embargo también se representa en personas con repulsividad al compromiso, personas que van continuamente buscando al amor de su vida, dejando de lado toda posibilidad que los aleje de su fin único.

Pero ¿cuál es el remedio para esto? Los tratamientos psicológicos se vislumbran como un buen tratamiento para ello, los que refuerzan la idea de que estar soltera/soltero no es lo peor de la vida, entendiéndo que uno vale por sí mismo y no por quien esté al lado de uno.

Es cierto que las sociedades ejerce una presión social sobre cómo organizar tu vida, sobre “lo que está bien” y lo que no y es por eso que la mujer actual debe estar  firme y clara sobre lo que quiere con su vida, si es que quiere tener a una pareja para que sea su compañera o solamente para que nadie juzgue indiscriminadamente y así nunca más escuchar la típica frase ” ¿Y tú cuándo te casas?”.

El síndrome de la anuptafobia también puede encontrarse en hombres.

Fuente:Ella hoy