Descubre algunas de las primeras ‘selfies’ de la historia

¿Cuáles son los primeros autorretratos de los que se tiene registro?

Los orígenes de la fotografía se remontan al  siglo XIX con la creación del daguerrotipo, sin embargo, no fue hasta finales de este período en que estuvo al alcance de las masas. Claro, en un primer momento el arte de la captura fotográfica era utilizado solamente con fines científicos o por artistas propiamente tales, sin embargo, a finales de la década de 1880, Kodak lanzó la ‘box camera’, la primera fotográfica al alcance del bolsillo de las personas, que le dio la posibilidad a las familias de tomar sus propios retratos sin tener que gastar en retratos pintados.

1182013browniecamera.1l650x1024.jpg

rubylane

Así como se popularizaron y masificaron las cámaras fotográficas unos años después, también lo hicieron las ahora llamadas “selfies” . Eso sí, las expresiones faciales, poses y colores no son las mismos que hace un siglo atrás, mucho menos la tecnología de esos tiempos, que no permitía tomarlas con celulares (y ni pensar en compartirlas en las redes sociales).

Compartimos algunas de las primeras selfies de las que se tiene registro:

screenshot20131017at10.35.31am650x1024.jpg

La Gran Duquesa Rusa, Anastasia Nikolaevna, se fotografía a sí misma frente a un espejo con su Kodak Brownie en octubre de 1914.

othomasbakermirrorselfie570650x1024.jpg

El aviador y soldado australiano, Thomas Baker, y su fotografía frente al espejo.

457pxrobertcornelius650x1024.jpg

Ésta sí que es antigua: Robert Cornelius, uno de los prioneros de la fotografía, se hizo este autorretrato en 1839. Al reverso de la imagen se puede leer “La primera foto jamás tomada”, y cómo no, si fue una de las primeras fotografías de un ser humano.

Como puedes ver, las cosas han cambiado mucho a lo largo de estos años. Sin duda, nuestra manera de expresarnos a través de la fotografía también ha evolucionado a lo largo del tiempo, aunque hay algo que se ha mantenido inalterable: esa necesidad de registrar nuestras vidas y a nosotros mismos.

Fuente: The Atlantic