Pedro Lemebel gana el Premio José Donoso 2013

El novelista y artista plástico recibirá US$50.000 por ser considerado uno de los exponentes más destacados de la literatura chilena contemporánea.

El  escritor chileno Pedro Lemebel ganó ayer el Premio Iberoamericano de Letras José Donoso. El jurado del galardón entregado por la Universidad de Talca, consideró que el artista “Ha logrado proponer una representación heterogénea y compleja de la sociedad chilena, en la que inscribe los márgenes de género y clase social, con una importante proyección hacia el resto de Iberoamérica”.

“Lo recibo con dignidad más que con modestia, como un reconocimiento a mi quehacer literario y también a la difusión que han tenido mis letras panfleteadas en radio y medios escritos, ahí es donde más me ha leído la gente sencilla, mi querido social popular. Dedico este premio a mi madre, a mi clase obrera, a Gladys Marín y a los amores que ya no están”, señaló el autor.

Merecido premio a uno de los novelistas más destacados y originales del país que no sólo ha brillado por su talento al escribir, sino también por ser un artista plástico innovador y sumamente crítico de la realidad chilena. Durante la dictadura militar, Lemebel fue uno de los exponentes más importantes la Escena de Avanzada, movimiento artístico que incluyó performances, videos, fotografías e instalaciones a modo de denuncia y oposición a la represión instaurada por el régimen de Augusto Pinochet.

“Las Yeguas del Apocalipsis”

Hacia finales de la década de los 80, Lemebel fundó el colectivo de arte “Las Yeguas del Apocalipsis”. Junto a Francisco Casas, irrumpieron en exposiciones, ceremonias y discursos públicos, utilizando sus cuerpos como principales soportes del activismo político, sexual y de las artes visuales.

“Cueca” (1989)

conquistadeamerica650x1024.jpg

centrefortheaestheticrevolution

 

En 1989, ambos artistas ingresaron a la Comisión Chilena de Derechos Humanos, en donde bailaron una cueca solos (en homenaje a los detenidos desaparecidos) y descalzos sobre un mapa de Latinoamérica. Luego dejaron huellas de sangre para representar la estampa sangrienta de la dictadura en Chile.

“Tengo Miedo Torero” , “Adiós, Mariquita Linda”, “De Perlas y Cicatrices” y el más reciente “Háblame de Amores” son sólo algunos de los libros del autor, todos caracterizados por instalarse siempre desde la visión de los marginados de la sociedad, como lo son los travestis o los que él mismo denomina como “locas”.

Fuente: La Tercera, Memoria Chilena