Espectáculos

Raptados por uno de sus padres: el drama de los hijos robados

Una publicación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, correspondiente a mayo de 2010, señala que todos los años un número cercano a los 200 mil niños son víctimas de secuestro familiar. Es lo que vivió Ivania Saucedo Lagos, de 6 años, quien hace 2 desapareció desde su hogar en Las Vegas y el secuestrador fue nada menos que su padre, un mexicano que rompió toda relación con la madre de la niña, Evelyn Lagos, una chilena avecindada en Estados Unidos, que mueve cielo, mar y tierra para dar con el paradero de su pequeña.

 

Imagen foto_0000002320130723113551.jpg

Por Rodrigo Chacón

Si bien a todas luces las historias de Madelaine McCann e Ivania Saucedo Lagos (6) son distintas, el fondo es el mismo. Ambas desaparecieron desde su casa y nunca más se supo de ellas.

Mientras el caso de Madelaine va a cumplir 7 años, Ivania ya entera 2 desde que no puede ver a su mamá, la chilena Evelyn Lagos Marambio. ¿La razón? Su padre, Iván Martín Saucedo Favila (46, mexicano), se la llevó un día de su casa e hizo que nunca más madre e hija se volvieran a ver.

Una historia que conmueve cuando a través del teléfono escuchamos a la desconsolada mamá, una mujer chilena que hace 9 años reside en Las Vegas. Ella siente que su situación es extrema, pues ya no sabe a quién recurrir para que la ayuden a recuperar a su hija y cada día que pasa vive en la desesperación de no saber dónde se encuentra, si está bien o si podrá alguna vez volver a verla o escucharla.

La menor es norteamericana, pero según nos comenta Evelyn, en Estados Unidos las leyes no amparan del todo a las madres en este tipo de casos y, es más, entregan al padre igual derecho sobre los hijos. En especial, consideando que esta mujer y su ex pareja nunca se casaron, lo que se suma al hecho de que ella se encuentra en calidad de ilegal en el país del norte.

«El papá de mi hija es mexicano. Nosotros teníamos una relación y vivíamos juntos. Como todas las parejas, él y yo comenzamos a tener problemas. Perdió su trabajo y quería encontrar otro donde ganara lo mismo. Le llegaban posibilidades y él las desechaba por eso. Entonces, a la larga, la que trabajaba era yo», cuenta Evelyn desde Las Vegas.

Y agrega que todo eso fue deteriorando la relación, pues Iván es un tipo machista que no la dejaba tener ni amigos ni mantener redes sociales como Facebook.»Llegó el momento en que me cansé de esa situación y decidí separarme de él. Eso no le gustó, pero llegamos a acuerdos para que él viera a la niña y nunca le negué esa posibilidad. Podía ver a nuestra hija cuando quisiera y a la hora que quisiera. Pero un fin de semana me pidió que si podía quedarse con ella, y yo accedí. La fue a buscar un sábado en la mañana y quedó de llevarla de regreso el domingo en la noche. Lo llamé ese domingo durante el día, pero el teléfono sonaba como apagado. Luego, comenzó a pasar la hora y yo me empecé a poner nerviosa», recuerda Evelyn.

Lo que vendría después no fue más que la confirmación de sus sospechas. Las horas avanzaban y su ex no aparecía con la pequeña. Evelyn fue a buscarla a la casa de Martín y conversó con el hermano, quien no supo darle señales de dónde podría estar. En forma paralela, Evelyn no cesaba de marcar el teléfono, aunque sin resultados positivos.

«Llamé a la policía, pero (no se logró nada) considerando que él y yo no nos casamos y nunca fui a la corte familiar a reclamar la custodia de la niña. Acá en Estados Unidos, todo debe ser con papel en mano.  A la policía no le importa que yo sea su mamá y que ella siempre haya vivido conmigo. Para ellos, los dos padres tienen los mismos derechos. Es decir, me pude haber ido con la niña a Chile y la cosa habría sido al revés. Acá mucho se habla de los niños que se pierden, pero si no tengo un papel que les pruebe que tengo la custodia de la niña, no me ayudan en nada», manifiesta.

TODO EN SU CONTRA

La falta de papeles reglamentarios ha hecho que Evelyn, a pesar de estar viviendo una situación trágica como el robo de su hija, no cuente con las herramientas legales necesarias para poder tener un mejor y más rápido desenlace de su caso. En este sentido, la chilena sólo debe esperar, casi como un favor, que la policía la ayude a encontrar a Ivania. No es mucho más lo que puede hacer, pese a que nos señala que ya lo ha hecho casi todo.
«Acá las entidades me ayudan un poco, pero ellos quieren que yo les dé una dirección en donde se encuentre él. Si yo lograra averiguar algún indicio del lugar adonde pueda estar con mi hija, ellos irían a buscarlo. Pero es algo que yo les debo proveer, no es una investigación que ellos vayan a realizar. La investigación debo hacerla yo, y su familia conmigo no habla, no me quieren decir nada», señala la chilena avecindada en Las Vegas.

Respecto a la posibilidad de viajar a México a buscar a Ivania, Evelyn nos comenta que en estos momentos está ilegal en Estados Unidos y, por otro lado, no tienen a esta altura ningún indicio de dónde podría estar su hija. «Es tan terrible todo esto…, es como que si yo decidiera viajar a México, no sabría por dónde empezar».

Según nos comenta, el año pasado una mujer se comunicó con ella, pues supo del caso de Ivania, que vio a través de la página missingchildren.com, un sitio web creado para facilitar de alguna manera la búsqueda de niños que han sido secuestrados o robados, ya sea por delincuentes o por sus propios padres. «La mujer me dijo que había visto a mi hija en Ciudad Juárez, una localidad mexicana que es fronteriza con los Estados Unidos. Yo le di la información al Departamento de Estado de acá, que se encarga de estos asuntos, y ellos a su vez le entregaron dicha información a las autoridades mexicanas. El caso lo tomó una jueza de Juárez y mandaron a hacer un operativo a la dirección que les había dado, pero cuando llegaron él ya se había ido. Me consta que estuvo ahí, porque los policías interrogaron a los vecinos. Yo no pude ir con ellos, por mi situación de indocumentada, pero envié a una amiga chilena en mi representación. Ella me informó cómo fue todo».

Sigue > >

Tags

Lo Último


Te recomendamos