¿Perro hiperactivo? 5 tips para calmarlo sin recurrir al castigo

Adoras a tu perro, pero ¿te pasas la mayor parte del tiempo retándolo por su mal comportamiento? Lo más probable es que sea hiperactivo y, en tal caso, no sacas nada con llamarle la atención Mejor, sigue los consejos que aquí te entregamos.

 

Imagen foto_0000002220130221125355.jpg

Los perros que tienen una excesiva energía suelen ser demasiado revoltosos y tienden a causar más daños de los que sus dueños son capaces de controlar. La solución, por cierto, no está en el castigo. Existen acciones importantes que los humanos debemos realizar para lograr un buen comportamiento de nuestra mascota. Es parte de una tenencia responsable.

En el sitio web cesarsway.com, "El encantador de perros", César Millan, nos entrega 5 claves básicas para manejar a un can hiperactivo:

1.- Ignóralo. El perro busca tu atención. Si se la das, estarás reforzando el mal comportamiento que quieres eliminar. Inténtalo la próxima vez que te mordisquee o salte alocadamente arriba tuyo: no lo toques, no le hables, no lo mires a los ojos. Te sorprenderá lo rápido que se quedará tranquilo.

2.- Asígnale un trabajo. Que tenga una tarea que cumplir, te ayudará enormemente. La hiperactividad en los perros puede ser causada por necesidades tanto psicológicas como físicas. Al darle una labor que hacer, estarás refocalizando su energía. Por ejemplo, si le haces cargar un poco de peso, mediante unas mochilas especiales para perros, se concentrará en realizar ese trabajo en vez de distraerse con otras cosas.

3.- Sácalo a pasear. Si tu perro tiene demasiada energía, una caminata vigorosa hará que la queme. De este modo, quedará placenteramente exhausto y no tendrá ganas de seguir saltando y mordisqueando. Le será mucho más fácil relajarse.

4.- Revisa tu energía. Tu perro es tu espejo. Cualquiera sea tu energía, él la reflejará. ¿Te sientes en calma? ¿Proyectas la confianza de un líder? ¿Estás estresado y abrumado por las preocupaciones del trabajo? Los estados nerviosos y ansiosos pueden traducirse en tonos de voz nerviosos y ansiosos, que podrían afectar a tu perro. Sé un buen líder y sintoniza tu energía.

5.- Prueba la aromaterapia. No olvides que los perros experimentan el mundo principalmente a través del olfato. Así como dicen que el perfume de la lavanda relaja a los seres humanos, un suave aroma puede también calmar a los animales. Consulta al veterinario o a algún terapeuta holístico, con el fin de encontrar una esencia indicada para tu perro, y pregúntale también cómo administrar la terapia del modo más seguro para tu mascota.