El Festival de las Luces: la magia de la tradición hindú que comienza este martes 13

Las lámparas encendidas lanzadas a los ríos sagrados, son el símbolo de esta tradición, que busca limpiar todo lo pasado y llenar de energías positivas a quienes participan.

Imagen
Imagen: Getty

Es la noche más alegre del año y ese festejo dura cinco dìas en la India. Durante este periodo la magía envuelve a los habitantes y se renuevan todas las energías.

Se trata del Diwali (también Divali, Deepavali o Deepawali), una fiesta religiosa conocida también como el «festival de las luces», que celebran miembros de varias religiones en India, como el hinduismo, el sijismo y el jainismo.

Durante el Diwali, celebrado una vez al año, la gente estrena nuevas ropas, comparte dulces y hace explotar petardos y fuegos artificiales. Es la entrada del nuevo año hindú.

Se trata de una de las noches más alegres y significativas del año, dedicada a la diosa Lakshmi, consorte del dios Vishnú, que otorga la la prosperidad y la riqueza. También el dios Ganesha es especialmente venerado ese día, protector del hogar.

Para esta época, cuya preparación comienza unos días antes, las casas se limpian y se adornan con lámparas de aceite o velas que se encienden al atardecer.

También se preparan platos especiales y se  intercambian regalos con las personas más  cercanas y los familiares.

Este es el momento para renovar las cuentas, pintar la casa y decorar el hogar, junto con prepararse a recibir el año entrante.

Para festejarlo se debe instalar un altar en un lugar especial de la casa, donde este presente una imagen de Lakshmi, a quien se le puede ofrecer flores, incienso y monedas.

Esta festividad de reflexión, simboliza la liberación de la oscuridad en la que está envuelto el hombre, luego de la batalla de purificación de la mente e iluminación del alma, siendo la victoria del bien sobre el mal el resultado final.

Pero al anochecer llega la magia, cuando se abren todas las ventanas y puertas de las casas y en cada una de ellas se realiza un ofrecimiento de luz con una lámpara de aceite o una vela, repitiendo el mismo mantra, para que Lakshmí entre para el resto del año.

También se lanzan barcos de papel o lamparillas encendidas a los ríos sagrados, cuanto más lejos vayan, mayor será la felicidad en el año venidero y se elaboran unos diseños llamados manorā, que son unos dibujos hechos en las paredes y que se adornan durante el festival.

El simbolismo de la fiesta consiste en la necesidad del hombre de avanzar hacia la luz de la Verdad desde la ignorancia y la infelicidad, es decir, obtener la victoria del dharma (la virtud) sobre adharma (falta de virtud).