¿Y cuando el hombre no se maneja en la cama? Cómo reaccionar ante esta sorpresa

Ella estaba muy nerviosa y él al parecer muy ansioso. Conversaron, rieron y se bebieron unas copas. Salieron del lugar, se subieron al auto y ahí mismo dieron rienda suelta a la pasión, pero... Lee la columna de esta semana de Karen Uribarri.

 

Imagen foto_0000002220120912195053.jpg
Imagen: Getty

 

La tensión sexual entre Paula y Claudio estuvo presente desde el día uno. Se conocieron y las miradas fueron quemantes, casi como si se desnudaran con la vista y se comieran a besos con la imaginación.

Durante largo tiempo sólo se animaron a darse indirectas temerosas y llenas de ganas, pero con miedo también. Hasta que después de casi dos años desde la primera vez, se dieron cita en un lugar público pero escondido, de aquellos que no se llenan por completo y que permiten cierta intimidad.

Ella estaba muy nerviosa y él al parecer muy ansioso. Conversaron, rieron y se bebieron unas copas. Salieron del lugar, se subieron al auto y ahí mismo dieron rienda suelta a la pasión contenida durante tanto tiempo. Los besos fueron deliciosos, pero a los poquitos minutos la mano de él fue directo hacia la entrepierna de ella, provocando un gran salto de impresión. En ese momento la calentura de Paula se fue al nivel cero. Él, que se veía un hombre de mundo, con experticia suficiente, la besa y lleva su mano directo a la zona que, por regla general, es la última en tocar. No hubo cariño en el pecho, en el trasero, sino que inmediata y abruptamente ahí.

Ante la incómoda situación, un par de besos más despidieron la salida y nunca más se volvieron a ver.
Y es que cuando el hombre no se maneja en materia sexual, puede convertirse en el más matapasiones del mundo.

¿Qué otras conductas convierten a un hombre en un pastel en la cama? Que conteste el teléfono en pleno acto, por ejemplo. Según una encuesta realizada por Virgin Mobile, ¡una de cada 5 personas responde el celular durante el sexo! Y, lo peor, es que la gran mayoría de este porcentaje son hombres. Ellos se sienten indispensables e importantes si les suena el teléfono… Sin comentarios.

¿Qué más? Que no respeten los tiempos y actúen como adolescentes con eyaculación precoz, besando atolondradamente y agarrando todo a su paso. Mal. Dirigirse hacia la estimulación genital demasiado pronto nunca es una buena idea. Una mujer necesita ser excitada de otras maneras y en otras partes del cuerpo antes. Aprende a explorarla.

También es pastel el que sólo piensa en la penetración. ¡Ey, no se olviden que tenemos muchas partes erógenas que nos ayudarán a llegar al orgasmo! Para relaciones exclusivamente express siga su camino. A las mujeres nos interesa un poquito de atención… que 'hagan' como que les importa estar con nosotras y que no sólo van a eso. Y si se animan a realizar un buen sexo oral, bienvenidos, porque se ganarán muchas estrellitas usando ese camino. Además, deben tener claro que las caricias no son sólo para ir a la cama… aprender a jugar y realizar largas previas también resulta entretenido. Sólo hay que saber hacerlo.

Finalmente y no menos importante, un hombre demuestra que se maneja mal en la cama si cree que el encuentro sexual o íntimo es igual a las películas porno que disfruta en silencio. Si actúa así, queda claro que resulta ser un hombre injusto, básico y egoísta. En este sentido es esencial tener claro que en el sexo todo debe ser consensuado. Nada puede ser impuesto ni obligado. Así que si no te gusta que te tironee del pelo o te pegue nalgadas, hazlo saber, seguro tiene una mala imagen de lo que es un encuentro de esta índole. Porque generalmente es así, los hombres que no dominan bien el arte del sexo es probable que nunca tuvieron una educación responsable y profunda del tema y que se criaron sólo entre revistas XXX y películas pornográficas.

Si pese a su conducta en la intimidad decides ir a segunda base, enséñale lo que te gusta, guíalo. Seguro puedes calmar sus ansiedades y lograr que se ajuste a tus gustos y expectativas. Sólo hay que trabajar en conjunto para lograrlo.