Ciro’s

Antiguo reducto de oficinistas y empleados del comercio del centro de la ciudad, además de un nutrido contingente de funcionarios públicos, su lar…

Antiguo reducto de oficinistas y empleados del comercio del centro de la ciudad, además de un nutrido contingente de funcionarios públicos, su larga barra es una invitación para comer o beber algo rápido en cualquier momento de la jornada.

En el Ciro’s la oferta es acotada pero no por eso menos sabrosa. Sus sándwichs de pavo o pierna de cerdo en marraqueta, con mayonesa casera más las combinaciones que uno quiera (tomate, palta, ají verde, etc.) son un manjar que pocos de sus clientes dejan de probar. También ofrecen churrascos, mechadas, perniles, crudos y dos caldos estrellas: Ciro’s y Tronco, ideales para días fríos o simplemente para arreglar el cuerpo tras un noche de juerga.

Mención aparte merece su exquisito Cola de Mono, hecho en el local, que se ofrece todos los días del año en vaso o botella, según el gusto del cliente. Para los menos entusiastas con este brebaje, también hay vinos, cerveza y licores.