Los 3 momentos más incómodos de Kate Middleton en los que mostró piel de más sin querer

Ser miembro de la realeza hace que siempre estés en la mira y los flashes de los paparazzis.

Ser miembro de la realeza hace que siempre estés en la mira y los flashes de los paparazzis. Ese es el caso de la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, esposa del príncipe William. En más de una ocasión ella ha sido captada mostrando algunas partes reveladoras de su cuerpo.

En más de una ocasión, la duquesa ha sido fotografiada mostrando su trasero, particularmente cuando se tiene faldas y el viento le hace una mala jugada.

Duquesa de Cambridge Intimidad violada por los paparazzi. - www.pexels.com

Uno de los momentos más polémicos se vivió en 2014, cuando el diario alemán Bild expuso una imagen del 'derriere' de la esposa del príncipe, durante su gira a Australia. La imagen, que tiene tintes de paparazzeo, mostró el trasero de la duquesa al descubierto, luego que una ráfaga de viento, provocada por el helicóptero que abordaría, le levantara el vestido.

Incidente Esta fotografía de la duquesa de Cambridge estuvo acompañada de la frase: “Nunca habíamos estado tan agradecidos de que un helicóptero creara tal ráfaga de viento”. - Archivo

La fotografía de la duquesa de Cambridge estuvo acompañada de la frase: “Nunca habíamos estado tan agradecidos de que un helicóptero creara tal ráfaga de viento”.

En 2015, a la salida de una fiesta en la que acaparaba todos los flashes, el objetivo indiscreto de un afortunado paparazzi pudo captar a la sonriente Kate a punto de bajar de un coche con una corta minifalda mostrando su ropa interior.

En más de una ocasión el Palacio de Buckingham ha respondido a las imágenes y señala que dichas imágenes son una “grotesca” invasión de la privacidad.

Momento bochornoso

El otro momento bochornoso de Kate fue cuando la revista francesa Closer expuso imágenes de la duquesa realizando topless durante sus vacaciones.

Las fotos de la discordia fueron tomadas durante unas vacaciones de los duques de Cambridge en la Provenza francesa, en el verano de 2012.

Kate Middleton, creyendo que gozaba de intimidad en un espacio privado con su marido, segundo en la línea de sucesión, decidió tomar el sol sin la parte superior del biquini en la terraza de la villa perteneciente a un sobrino de la reina Isabel de Inglaterra, momento que aprovecharon dos fotógrafos para capturar las imágenes con teleobjetivo.

En 2017, la justicia decidió que el director de la revista y su editor jefe debieron pagar 45.000 euros de multa cada uno, por ser los responsables de gestionar y llevar adelante la publicación de las imágenes.