Tras las críticas: Pascual Fernández revela en qué consiste su trabajo como Instagramer

El ex "Doble Tentación" hizo de esta actividad su trabajo permanente

Hace unos días, la ex ganadora de "MasterChef" Daniela Castro publicó una fotografía en Instagram junto a su pareja, Pascual Fernández, en la que reveló que sus vacaciones habían terminado.

Sin embargo, un usuario de la red social lanzó una dura crítica en contra del español, diciendo que él no volvería de sus vacaciones a trabajar porque no hay realities en pantalla.

Al ver este comentario, fue la misma Daniela quien le respondió, indicando que "lo bueno es que mi príncipe trabaja como Instagramer y tiene proyectos que puede realizar gracias a que hace 5 años se hizo conocido".

El término generó varias dudas entre sus seguidores, y por lo mismo, fue el mismo Pascual quien explicó en qué consiste este trabajo.

Según comentó a La Cuarta, la actividad gira en torno a la popularidad del rostro y la cantidad de seguidores que posee. "Como yo tengo una plataforma tan grande y me conoce tanta gente, las marcas se contactan contigo y se hace una negociación privada", dice.

Y afortunadamente para él, las ganancias que recibe como Instagramer son tan buenas, que hoy se posicionan como su mayor fuente de ingreso.

Te puede interesar:

"Hago precios, acepto determinadas marcas y otras no, para darle más importancia al perfil", dice.

"Me preocupo siempre de tener una fotografía bonita en el perfil, no es llegar y tomar una foto y subirla. Son trabajos de horas, de preparar la foto, de editarla para que quede una línea editorial bonita", sostiene.

Además, explica que "Instagram es una plataforma que mueve mucho dinero y que si se sabe mover bien, es importante".

"Se puede vivir de esto, la verdad es que es un negocio, las redes sociales son lo más fuerte que hay junto con Youtube. Tengo un millón de seguidores, cualquier publicación que haga de una marca la verán, mínimo, unas 200 mil personas", afirma.

Y no son pocas las ofertas que le llegan, pues como él mismo menciona, sólo en un año es solicitado por al menos 15 marcas distintas, las que van desde zapatillas, ropa interior, ropa deportiva, cremas masculinas, entre otras.

"Hay que ser selectivo. Propuestas hay muchas, pero no hay que tomarlas todas. Me contactan hartas marcas emergentes también, y vamos metiendo lo que realmente me interesa", confiesa.

Sobre las fotografías, señala que él trabaja con un equipo de personas de manera independiente, sin embargo, su polola es su favorita. "Nos apoyamos", comenta.

 

Te recomendamos: