“A los 17 años fue cuando empecé a ver las cosas por mi mismo”: Luis Miguel

A sus 20 años Luis Miguel tenía un enorme vacío

En 1990, Luis Miguel ya se había posicionado como el ídolo juvenil más grande del momento y Raúl Velasco, quien le dio la "patada" de la buena suerte en sus inicios, se lanzó al puerto de Acapulco para entrevistarlo. En aquel entonces, Luis Miguel ya se había separado de Luis Rey y su madre Marcela, tenía 5 años desaparecida.

El presentador, tocó temas complicados para el cantante pues le preguntó sobre su decisión de continuar con su carrera sin Luis Rey, así como sobre su precoz maduración, desde que tenía 11 años.

"¿A qué edad pudiste hacerte cargo de ti mismo? ", le pregunta Velasco a Luis Miguel.El cantante tenía 20 años en aquel entonces y era evidente que estaba viviendo cosas que ningún joven de su edad vive. A esa edad, 'El Sol' era un ídolo sexual, tenía deudas millonarias, un padre resentido, la ausencia de su madre y la presión de continuar en la cima con su música.

"Yo siento Raúl que fue cuando mi padre ya no tuvo tanto que ver como profesional en mi carrera y eso fue a los 17 años, en que yo comencé a tomar las riendas de mi vida profesional y la personal todavía me la cuidaba bastante mi papá. Y no me arrepiento de hacerlo porque el cuerpo me pidió liberarme", reveló el cantante.

Micky era el hombre del momento, tenía fama, mujeres enloquecidas por su belleza y la admiración de los grandes cantantes internacionales. Sin embargo, nadie pensaba que a sus 20 años se sentía solo e incomprendido.

Nadie sabía los abusos que Luis Miguel sufría por parte de su padre pero frente a las cámaras decía que ya se había separado de él "para evitar problemas".

Fue en 1997 cuando Raúl Velasco nuevamente habló de Luis Miguel en su programa , pero sobretodo, se atrevió a hablar del incómodo encuentro que tuvo con Luis Rey, justo después de haber roto relación con su hijo.

"Yo recuerdo todavía a Luis Rey que llegó a la oficina. Estaba transtornado, estaba muy molesto y me dice: Raúl nos equivocamos. Micky es un mal hijo porque ya se quiere ir y ya no me quiere reconocer todo lo que hice por él. Yo le dije: Luis el que está equivocado eres tú, los hijos no son de nuestra propiedad, hay que darles alas y fuerza y que vuelen ellos solos.

Fueron pocas las entrevistas donde se puede ver a Luis Miguel abrirse a los medios, pero fue justo en esta época cuando más necesitaba ser escuchado. Pocos entrevistadores como Raúl Velasco o Verónica Castro lograron acercarse a él como ser humano, más allá del ídolo que era.

 

Aquí puedes ver la entrevista