El sentido testimonio del doctor Soto a casi un año de salir de la televisión

El especialista hizo una profunda reflexión a nueve meses de la polémica que protagonizó en 'Bienvenidos'

El doctor Ricardo Soto saltó a la fama luego de participar en la sección 'Medicina consciente' del matinal 'Bienvenidos', en donde hablaba sobre distintas condiciones y sus respectivos tratamientos.

Sin embargo, su momento de gloria tuvo un abrupto final, pues en agosto de 2017 protagonizó una gran polémica que terminó sepultando su carrera en la televisión. ¿El motivo? Un compuesto de dióxido de cloro al 28% recomendado por el especialista para "desintoxicar el organismo".

Sus dichos le valieron más de 200 denuncias al Consejo Nacional de Televisión (CNTV) y una investigación del Gobierno, además de su salida de la pantalla.

Pero nueve meses después, el doctor Soto volvió a la televisión como invitado de 'Mentiras verdaderas', en donde habló sobre su salida calificándola como "un periodo doloroso".

Consultado por el aspecto que más lo marcó, el especialista dijo que "en el momento, cuando ocurre todo esto, ese capítulo, lo más doloroso fue haber percibido esa sensación de abandono".

Te puede interesar:

Pero el hecho trascendió mucho más allá, ya que también afectó su vida personal. "Fue durísimo ver afectada a mi familia", dijo Soto, agregando que "no quiero volver a sentir eso".

Sin embargo, valoró la experiencia, pues "todo momento doloroso, toda crisis permite una oportunidad enorme de crecimiento", dijo.

Sobre la polémica con el compuesto, que se trataba de un químico industrial, hizo una reflexión admitiendo que "no estudié lo suficiente".

"Soy muy responsable de que la normativa chilena dijera que lo tiene prohibido. No es un medicamento. Es un producto. Y bueno, yo me lanzo a hablar del tema sin tener experiencia alguna. Jamás se lo he indicado a nadie", confesó.

No obstante, agregó, "sí he leído el testimonio de muchas personas que sí lo han utilizado. Y la cosa es que ocurrió lo que tenía que ocurrir. Las repercusiones tenían que pasar y, hablando en buen chileno, me metí en la pata de los caballos".

Te recomendamos: