¿Podrá el padre de Meghan Markle llevarla al altar y entregarla en manos del príncipe Harry?

La polémica se ha desatado tras las conductas poco protocolares del padre de Meghan Markle quien se casará este sábado con el príncipe Harry de Inglaterra

La planificación inicial de la boda real entre Meghan Markle y el príncipe Harry convenía que el señor Thomas Markle, padre de la novia, entregara a su hija en manos de su prometido en el altar de la Capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor; sin embargo, los últimos días han estado protagonizados por una seria de eventos desafortunados que quizá han cambiado el plan de boda.

El padre de Meghan ha acaparado los titulares de la prensa mundial durante los últimos días. Él se comporta como toda una celebridad que hace de su vida privada un hervidero de noticias.

El primer hecho que marcó los vaivenes del señor Tomas Markle tuvo que ver con la venta de unas fotografías producidas por una agencia, en las que él aparecería probándose el traje de boda y mirando fotografías y revistas de su hija en un café. Harían colar las escenas como un momento íntimo captado por paparazzis, pero el paripé duró muy poco, pues el mismo padre de Meghan Markle admitió haberse prestado para estas fotografías cobrando una importante cantidad de dinero.

El bochorno lo hizo entrar en duda y lo llevaron a decidir que no iría a la boda de su hija con el príncipe Harry. Thomas declaró a TMZ el pasado domingo que no iría a la boda de su hija, pues se sentía avergonzado tras el escándalo de las fotografías.

El Palacio de Kensington habló y pidió respeto. "Este es un momento profundamente personal para Ms. Markle en los días previos a su boda", anunciaron en un comunicado.

Padre Meghan Markle Príncipe Supuestas fotos de paparazzis vendidas por el padre de Meghan Markle - Cortesía

Hasta ese momento un traspiés cambiaba la planificación y ponía en dudas el trayecto de Megan Markle hacia al altar de la Capilla del San Jorge ¿Ocuparía la madre de Meghan el puesto del padre en su camino al altar?

Días antes Kensington había anunciado con júbilo que, "la señorita Markle está encantada de tener a sus padres a su lado en esta importante y feliz ocasión". La madre de Meghan, Doria Ragland, la acompañaría en un vehículo hasta las afueras del Castillo de Windsor y ahí el padre asumiría el control hasta entregarla formalmente en brazos de su yerno el príncipe Harry.

 

¡Reculó!

Sin embargo, el padre de Meghan volvió a sorprender. El lunes anunció su cambio de opinión, pues sí estaría dispuesto a ir a la boda de su hija. "Odio la idea de perderme uno de los mejores momentos de la historia y llevar a mi hija hacia el altar", declaró nuevamente a TMZ.

A estos vaivenes de opinión del señor Thomas Markle se suma su estado de salud. Él hace poco sufrió una afección cardíaca y debió ser sometido a cuidados médicos, aunque él mismo ha comentado que esto no significaría un impedimento para llevar al altar a su hija Meghan Markle y dejarla en brazos de su prometido el príncipe Harry.

Corresponde esperar el sábado, día de la boda, o estar atentos a cualquier anuncio que haga el Palacio de Kensington sobre esta incómoda situación.

 

Te recomendamos en video